¿Quién fundó Netflix?: La increíble historia del nacimiento de la empresa

Marc Randolph dejó la compañía para trabajar en proyectos que realmente le motivasen.

image
Getty Images

Si hablamos de Apple seguro que asocias la marca con Steve Jobs. Si nombramos a Amazon, la imagen de Jeff Bezos aparecerá en tu cabeza o la de Zuckerberg con Facebook. Pero, ¿qué pasa con Netflix? El portal de streaming tiene 151 millones de suscriptores en el mundo, pero, posiblemente, muchos de ellos no hayan oído hablar de Marc Randolph, el primer CEO y cofundador de la marca.

La historia de Randolph y Reed Hastings, el otro cofundador, está ligada a Amazon. Estos dos jóvenes vieron un potencial extraordinario en esta compañía, que sin más preámbulos decidieron replicar el modelo de delivery de libros en el sector de los videoclubs (donde estarán estas ilustres tiendas). Hubo un tiempo, no muy lejano, donde los blockbuster eran los reyes del mercado.

Pero, ¿cómo empezó todo? Randolph fue a visitar a su amigo Hastings con una lluvia de ideas en su cabeza. Entre las propuestas, estaban unos bates de beisbol personalizados y un servicio de entrega de champú, ideas que finalmente se quedaron en el escritorio. Pero, hubo una que sí cuajó: aprovechar Internet para alquilar películas. Así nació Netflix en 1997.

En su libro, That Never Never Work: The Birth of Netflix and the Amazing Life of an Idea, Randolph narra el viaje de Netflix desde una startup de ocho empleados en 1997 cuando los DVD acababan de ingresar al mercado estadounidense.

Marc Randolph, Co-Founder of Netflix, In Toronto For The Audi Innovation Series
George PimentelGetty Images

La puesta en marcha más disruptiva del siglo XXI comenzó con pocos seguidores y muchos problemas. Desde tener que hablar con su propia madre para que se convirtiera en la primera inversora, los bloqueos del servidor el día del lanzamiento, hasta la sala de conferencias de un motel que sirvió como primera oficina. El viaje ejemplifica cómo cualquier persona con agallas, instinto y determinación puede cambiar el mundo, incluso con una idea que muchos piensan que nunca funcionará.

Con solo un año de vida, Netflix se encontró con la primera gran decisión: Jeff Bezos llamó a su puerta con oferta de compra sobre la mesa. Ya habíamos visto este tipo de estrategias antes, algunos les fue bien y a otros les ha catapultado al olvido, como el caso de los fundadores de YouTube con su venta a Google. Por eso, esta oferta merecía la pena pensarla y madurarla.

La pareja de fundadores de Netflix se reunió con Jeff Bezos en Seattle y este les ofreció una cifra entre 14 y 16 millones de dólares por la venta de la empresa. La oferta le pareció razonable a Randolph. Pero Hastings se resistió. En el viaje de regreso a casa reflexionaron sobre las ventajas y desventajas de vender la empresa. Netflix estaba en ese momento en números rojos y pronto competirían con Amazon si no llegaban a un acuerdo.

Netflix bien pudo quitarle el liderazgo a Amazon, que por aquel entonces se dedicaba a enviar libros a las casas de sus cliente. Pero la compañía de Bezos empezó a ofrecer también el envió de DVDs, comenzando así su monopolio. En el año 2000 Netflix distribuía más de 100.000 discos por semana. Aun así decidió cambiar de rumbo y crear un modelo de negocio más disruptivo: el pago por suscripción. No fue hasta 2007 cuando Netflix dio el salto meteórico con el servicio en streaming y se convirtió en un ejemplo de éxito empresarial.

Por su parte, Marc Randolph dejó Netflix en 2002 para dedicarse a otros proyectos que le motivasen más. Randolph quería ser consultor de startups tecnológicas. Echaba de menos los días complicados de Netflix: la lluvia de ideas para crear nuevas empresas, trabajar en restaurantes y en salas de conferencias, la emoción de triunfar y tropezar.

"A medida que envejeces, si tienes suerte, te das cuenta de dos cosas: lo que te gusta, pero también en lo que eres bueno. En mi caso son las empresas en etapa inicial. Me gusta el caos y el hecho de que estás trabajando en cientos de cosas a la vez", dice Randolph, de 61 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión