Consejos muy prácticos para planificar las necesidades de financiación de una startup

Ten en cuenta tanto fondos públicos como privados, según expertos de Lánzame Capital

double exposure image of the coin stack which has the Staunton chess set such as king on top and overlay with cityscape image. the concept of accounting, business, financial, economy and investment.
TimeStopperGetty Images

"Cuando se trata de arrancar y hacer crecer un proyecto emprendedor, pocas cosas son tan importantes como una buena estrategia de financiación. El común denominador que acompaña a cualquier emprendedor a lo largo de su proyecto es la necesidad de financiarlo de principio a fin. Esto es un proceso complejo y para el que muchos emprendedores no están preparados", asegura Jordi Altimira, general partner en Lánzame Capital.

"Por suerte, actualmente, hay más dinero en el mercado y existen más instrumentos que nunca, por lo que financiarse jamás fue tan sencillo", añade Guillem Oliva, investment analyst en este fondo de capital riesgo.

Pese a ello, es vital entender cuáles son las necesidades de tu empresa en cada estadio de su vida y qué herramientas pone el mercado a tu disposición. "A la vez, es también importante saber informarse. De opciones hay muchas, pero la sobreinformación puede ahogar a un emprendedor que suficiente tiene ya con tirar para adelante el día a día de su proyecto. Por eso, casi tan importante cómo qué producto usar, es saber de quién rodearse para afrontar este proceso", recomiendan estos expertos.

El ciclo de financiación

En una startup, las necesidades de financiación nunca acaban. "Al principio, el dinero sirve para arrancar el proyecto. Después, te ayuda a cubrir tus pérdidas mientras pivotas, consigues traccionar y empiezas a facturar. Cuando encuentras product-market-fit, es necesario para potenciar el crecimiento y darle velocidad. Al llegar al breakeven surgen proyectos específicos que te ayudaran a mejorar operaciones. Y cuando, finalmente, estás establecido, necesitas dinero para mejorar equipo, adquirir competidores y hacer pruebas de negocio".

Altimira afirma que, "pese a la importancia crucial de entender este proceso, no acostumbra a estar entre las prioridades de los emprendedores. Esto provoca tensiones de equipo, crea dificultades innecesarias y puede poner a la empresa contra las cuerdas por falta de previsión. El momento de pensar en el dinero es un año antes de que la caja te lo pida, con tiempo para que las cosas no vayan como esperas".

Los instrumentos para financiarse

Pero, no todo son malas noticias, señala Oliva: "Recaudar dinero es necesario, pero las oportunidades y los mecanismos para conseguirlo son muchos. A modo general, podemos dividirlos en función de si provienen de fondos públicos o privados".

1. Público

"Como financiamiento público entendemos todos aquellos instrumentos cuyo presupuesto provenga del Estado y que tengan como objetivo la financiación del crecimiento de empresas y la realización de proyectos de I+D. Este tipo de instrumento es increíblemente diverso y hay líneas específicas para todas las tipologías de empresa, desde las más recientes a empresas ya establecidas que busquen financiar proyectos específicos. Aquí lo importante es no quedarse solo con Enisa, que es increíble, pero no hay que desaprovechar también las oportunidades que otros productos como Avalis, CDTI u Horizon 2020 pueden ofrecer".

2. Privado

"Cuando entramos en el terreno del financiamiento privado, las opciones también abundan. Se pueden encontrar algo para todos y para todas las fases; lo importante es saber a qué puertas llamar en cada momento. Un par de buenos business angels o una aceleradora puede ser la mejor opción para un proyecto de recién creación al que le falta equipo o experiencia para cubrir todas sus necesidades. Cuando la fase de arranque ya está casi superada, un venture capital o un family office pueden ser vuestros mejores aliados. Hay distintos players especializados en distintas fases y verticales y pueden ayudar a llegar más lejos de lo que un emprendedor creería posible. Pese a eso, no hay que olvidar nunca las exigencias que supone un venture capital: su negocio es hacer dinero y una startup es su forma de lograrlo, así que hay que elegir bien el compañero de viaje".

Por último, subrayan los expertos de Lánzame Capital, que es importante recordar que no todo el dinero vale lo mismo. "Como emprendedor, nadie podrá compartir el valor que tú le ves al proyecto. Y pese a que levantar mucho dinero está ahora de moda, mantener el control sobre tu empresa nunca va a dejar de estarlo. Antes de aceptar inversores, infórmate de todas las oportunidades que tienes disponibles. No subestimes el financiamiento público y rodéate de expertos que te puedan orientar, que te permitan prever una estrategia de financiamiento a largo plazo y que te den la seguridad para obtener los recursos necesarios en el momento adecuado".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión