Ventajas e inconvenientes del trabajo en equipo para ser más competitivos y productivos

Te damos diez herramientas para que entrenes la confianza dentro de tu equipo

young people creating human statue
Henrik SorensenGetty Images

"Es evidente que los equipos se han convertido en una importante herramienta para trabajar. Son el principal motor de la industria y son los generadores de la fuerza motriz de una empresa", sostiene José Javier Torre, en Team up. Equipos conectados (editorial Kolima).

Sin embargo, en realidad, "lo habitual es encontrarnos con un conjunto de personas que trabajan en el mismo departamento, que realizan tareas independientes y, en el mejor de los casos, que establecen relaciones amistosas, pero que carecen de los elementos distintivos de un equipo. Podríamos decir que son grupos de trabajo pero no equipos", dice este experto en gestión de equipos y desarrollo de personas.

Eleva la productividad

No hay que olvidar la importancia que tienen los equipos y el trabajo en equipo como un medio para mejorar la competitividad y elevar los niveles de productividad. Además, "la comunicación se hace más eficaz, se generan mayores niveles de compromiso, mejora el clima laboral, se facilita la integración de los nuevos miembros o se desarrolla una identidad grupal a través de la transmisión de los valores del equipo".

Aunque también no siempre es necesario, advierte Torre, un equipo dentro de una organización. "Porque podemos caer en la trampa de mitificar a los equipos, cuando en realidad puede que la existencia de un simple grupo de trabajo sirva para conseguir los objetivos propuestos, o que por la idiosincracia de las empresas u organizaciones no sea posible construir equipos. Dicho de otra forma, los equipos no son siempre la solución a todas las necesidades que tiene una empresa. Son un instrumento para conseguir un fin; dependiendo del propósito y del objetivo será necesario tener o no un equipo".

No todo son ventajas

Los equipos pueden plantear también problemas, "y no conviene caer en su idealización", afirma Torre, que cita algunos inconvenientes: "El trabajo en equipo y la construcción de equipos requiere tiempo para la coordinación de las distintas actividades; propicia el conformismo y desaparecen los juicios críticos en algunos miembros en relación a la mayoría, debido al temor a ser excluidos, o pueden darse fenómenos como el pensamiento grupal, que consiste en aceptar conclusiones erróneas en la confianza de que el grupo se equivoca menos que el individuo, o el pensamiento único, que consiste en no dejar espacio para voces discrepantes".

Una de las bases sobre la que se construyen los equipos eficaces es la confianza, que no se puede construir de la noche a la mañana. Se necesita tiempo para crear un clima en el que se puedan compartir experiencias.

Torre da diez herramientas con las que podrás entrenar la confianza dentro de tu equipo:

1. Fortalezas, habilidades y talentos

"Desarrolla el autoconocimiento de cada miembro del equipo para reconocer sus fortalezas, habilidades y talentos. Poner el foco en las fortalezas potencia el talento. Saber que tenemos habilidades y recursos que nos han permitido alcanzar determinados logros, refuerza nuestra confianza".

2. Debilidades y áreas de mejora

"Debes trabajar aquellos aspectos que no te gustan o los que no haces bien. Es una forma de hacer autocrítica constructiva con el fin de mejorar aquello que necesitamos para alcanzar los objetivos. Los equipos con confianza hablan con franqueza sobre sus áreas de mejora. Los equipos inseguros evitan hablar de sus limitaciones y debilidades".

3. Objetivos y acciones sencillas

"Fija objetivos y crea planes de acción sencillos y concretos hacia la consecución de resultados. Tener claridad en los objetivos nos permite fijar una ruta a seguir, y eso nos aleja de distracciones".

4. Rutinas de trabajo

"Establece rutinas de trabajo que permitan al equipo tener orden y estabilidad. Las personas necesitamos hábitos para desarrollar nuestras actividades. Las rutinas, los hábitos, los sistemas de trabajo, la planificación… hacen posible desarrollar el trabajo de forma ordenada y tranquila, y eso aporta confianza al equipo".

5. Dicotomía del control

"Pon foco en aquello que está bajo tu control. La dicotomía del control consiste en distinguir qué cosas están bajo nuestro control y cuáles no lo están. Si el equipo se centra en aquello que está bajo su control (el trabajo, la actitud, las decisiones, los pensamientos positivos o las creencias potenciadoras) aumentará su seguridad y su confianza".

6. Trabaja la comunicación

"Establece una continua comunicación dentro del equipo porque eso estrechará los lazos de confianza. En ella deben aparecer tres elementos: sinceridad, claridad y transparencia".

7. Cuida el lenguaje

"El lenguaje crea realidades, así que si un equipo recurre a palabras o frases donde están presentes el fracaso, las dudas, la negatividad, la queja, etc. se alejará de la confianza para instalarse en la inseguridad. Es necesario instaurar un lenguaje útil, centrado en lo que se está haciendo, lo que funciona, lo positivo".

8. Comparte experiencias emocionales

"Los grupos con los que nos identificamos y en los que nos sentimos cómodos nos ofrecen la posibilidad de expresarnos, de compartir nuestras ideas, lo que nos pasa, las emociones o sentimientos que vivimos. Y lo podemos hacer porque sentimos que nos quieren, nos valoran, nos dan su respaldo y seguridad".

9. Cultura del refuerzo positivo

"El elogio justificado y en su justa media es una forma de elevar la autoestima de las personas y alimenta la seguridad y la confianza. Establecer espacios donde el equipo pueda ofrecer un reconocimiento a sus compañeros por algo que hayan hecho de forma brillante o por alguna cualidad, habilidad o talento, refuerza la confianza individual y colectiva".

10. Minimiza el ruido exterior

"Las opiniones de los demás, tanto si están dentro del equipo o no forman parte de él, nos afectan en mayor o menor medida. Es fundamental tener la suficiente madurez para saber qué dejamos entrar en la vida del equipo y diferenciar entre aquellos a los que no merece la pena escuchar porque no aportan nada y aquellos de los que podemos aprender porque realizan críticas constructivas".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión