Por qué la mayoría de los autónomos nunca han pedido una baja laboral

El 72,6% de los autónomos tiene miedo a pedirse una baja laboral, de hecho un 72,5% nunca lo ha hecho. Esta es una de la principales conclusiones que se extraen del estudio realizado por infoautónomos en colaboración con la Universidad de Granada (UGR) y el apoyo de La Previsión Mallorquina de Seguros.

 
Getty images

Infoautónomos , empresa de servicios integrales para autónomos, publica el tercer Estudio Nacional del Autónomo (ENA) para el que ha contado con la colaboración de la Universidad de Granada (UGR) y el apoyo de La Previsión Mallorquina de Seguros. Para su ejecución, han contado con la participación de 2.672 trabajadores autónomos que ejercen su actividad en España. La consulta se hizo vía encuestas realizadas entre los meses de septiembre y octubre de 2019, por lo que el ENA puede entenderse como una radiografía actualizada y bastante completa en lo que se refiere al perfil demográfico y la situación del autónomo de nuestro país.

Entre los objetivos que se persiguen con el estudio destacan: conocer el perfil mayoritario de los autónomos; analizar la evolución de su situación; identificar los elementos clave que determinan su actividad; comprender sus necesidades en materia de formación, ayudas o motivaciones; descubrir líneas de interés para el colectivo; o determinar el nivel de expectativas y el grado de satisfacción.

El perfil

Género: El 62% de los trabajadores autónomos participantes en la muestra son hombres, frente a un 38% de mujeres.

-Motivos de baja como autónomo. Entre las principales razones que aducen en el colectivo, un 75,4% atribuye las bajas a motivos económicos, mientras que un 16,7% lo hace después de encontrar un trabajo por cuenta ajena con mejores condiciones. Por motivos económicos en este caso hay que entender las dificultades de más del 50% para hacer frente al pago de las cuotas mensuales a la seguridad social, mientras que el resto argumenta otros motivos, como los elevados impuestos o no haber encontrado clientes suficientes que compensen los gastos.

-Cuándo se dan de baja: Más de un 17% de los autónomos que se dan de baja lo hacen después de haber cotizado más de 10 años en el RETA. Por otro lado, más de un tercio lo abandonan después de permanecer en este régimen entre 1 y 3 años.

-Antigüedad: El 32,6% lleva dado de alta más de 10 años y más del 50% desde hace cinco años.

-Base de cotización: El 77% lo hacen por la base mínima y un 2,8% por la máxima.

-Edad: Cerca del 50% tienen una edad comprendida entre los 40 y 54 años, frente a un 1% que son menores de 25 años.

-Número de trabajadores a su cargo: El 75% no cuenta con ningún asalariado. El 25% restante tienen, en su mayoría, entre 1 y 4 empleados.

Financiación

Prácticamente la mitad de los consultados afirman haber requerido financiación para su negocio en un momento determinado, recurriendo, en el 70,4% de los casos, a las entidades bancarias. En lo que respecta a subvenciones públicas, el 57,1% ha desestimado siempre esta vía de ayuda y los que la han requerido han optado por subvenciones a escala autonómica. La falta de información y la complejidad de los trámites estarían entre los principales motivos que les llevan a descartar esta vía.

Autónomos y barreras al emprendimiento

La primera valoración que ofrecen es que, a 9 de cada 10 autónomos, emprender en nuestro país les resulta complicado y lamentan, en un 85%, no contar con asesoramiento ni apoyo por parte de las Administraciones. Solo el proceso de darse de alta les resulta, en el 42% de los casos, complicado.

Al margen de los trámites, otras barreras que identifican son los costes en lo que atañe al pago de la cuota mensual a la Seguridad Social y el sistema de tributación.

Su día a día

El principal factor que dificulta la actividad diaria del autónomo se deriva de los problemas que afectan a su vida personal. En este sentido hay que entender la falta de protección social en situaciones de paro, la jubilación y enfermedad, estrés y desprotección del patrimonio personal.

En lo que respecta a la jornada laboral, solo el 17% de los trabajadores por cuenta propia establece una jornada laboral de 8 horas. El 49,8% trabaja 10 horas o más al día y más de un tercio lo hacen todos los días de la semana. A pesar de ello, la mayoría asegura que apenas disfrutan de 20 días de vacaciones al año.

Aún así, el 57% de los autónomos expresa una satisfacción alta o muy alta con su situación. Las ventajas de ser autónomo pasan por: la autonomía (77,8%), la flexibilidad (62,5%) y la conciliación (32,6%).

La problemática en caso de adversidad

Tal vez sea en este apartado con los consultados se muestran más críticos con las soluciones que articula la Administración en caso de adversidad:

-Pedir una baja laboral: Más de 72% reconocen tener miedo a pedir una baja laboral, motivo por el cual, el 72,5% nunca la ha solicitado. Llama también la atención el hecho de que, quienes sí se han animado al final al solicitarla, afirma en 2 de cada 3 casos, que se han visto obligados a trabajar aún estando de baja.

-Baja de larga duración: El 90% de los consultados dice no haberse beneficiado de la bonificación en la cuota por baja de larga duración.

-El desempleo. Solo un 2,6% de los trabajadores autónomos han solicitado en algún momento cobrar la prestación por desempleo. De éstos, solo un 23% lo han conseguido finalmente.

-La jubilación: Prácticamente la totalidad de los consultados coinciden en valorar de forma negativa la prestación por jubilación, la cual estiman demasiado baja como para llegar a final de mes. De hecho, un 63,9% se plantea recurrir a un plan de pensiones privado para compensar la jubilación pública.

-Otros miedos. A los temores ya señalados suman otros como el aumento de la carga fiscal así como las deudas y el miedo al fracaso.

La conclusión principal es que el 71,1% dice no sentirse protegido ni por la Seguridad Social ni por las Mutuas.

Qué le piden al Gobierno

Cerca del 70% pediría al nuevo Gobierno cambios en el sistema de cotización. De hecho, el 52,9% considera que obligar a cotizar por cese de actividad, formación y contingencias profesionales, ha sido una mala o muy mala medida. Y, aunque no se ponen de acuerdo en si debe apostarse por la cotización según ingresos o por la cotización según beneficios, la mayoría piden un cambio de cotización. El 81,1% apuesta por ampliar la tarifa plana al resto de los autónomos que cumplan con determinados requisitos de beneficios y/o facturación. Incluso en hacerla extensible al autónomo societario.

Si estás interesado en conocer el contenido del estudio completo puedes hacerlo a través de este enlace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión