Hortensia Herrero, la desconocida (pero muy importante) primera dama de Mercadona

Junto a su marido Juan Roig controla más de la mitad del accionariado de la empresa.

image
Getty Images

Seguro que has oído hablar de Juan Roig, el presidente de Mercadona, pero hay otros nombres menos conocidos con mucho poder dentro del ejecutivo empresarial. Uno de ellos es Hortensia Herrero, la mujer de Juan Roig y vicepresidenta de la compañía.

Su cargo no es meramente honorífico sino que toma partida en la mayoría de decisiones de la empresa ubicada en la Comunidad Valenciana. Y es que, junto a su marido, posee el 80% de las acciones de Mercadona.

Hortensia Herrero estudió Ciencias Económicas en la Universidad de Valencia, facultad donde conoció a su marido. Juan Roig quedó impresionado con la vitalidad y la inteligencia de Hortensia durante su etapa como estudiante universitario. El fundador de Mercadona ha manifestado en alguna ocasión que era un estudiante regular, pero cuando conoció a Hortensia tuvo que estudiar más si quería salir con ella. “Así que pasé de ser un estudiante regular-flojo a uno regular-bien”.

Al igual que Amancio Ortega con Inditex, ella también prefiere operar desde la sombra, en una posición más ventajosa, alejada de los focos mediáticos. Pero este no es el único paralelismo con el fundador de Zara. Hortensia Herrero se inició en la filantropía con la creación de la Fundación Hortensia Herrero, cuya actividad está enfocada a fomentar proyectos artísticos y socioculturales. Es una de las mecenas más importantes del panorama actual.

Una de sus últimos proyectos ha sido la restauración de la iglesia de los Santos Juanes, ubicada en pleno centro de Valencia. Además de esta iglesia, también ha restaurado otras parroquias y otros centros culturales como el Colegio Mayor del Arte de la Seda. También ha adquirido esculturas de Tony Cragg y Manolo Valdés que ha donado a la ciudad.

El verano pasado la vicepresidenta de Mercadona compró las esculturas 'Silvia' y 'María', del artista Jaume Plensa, cuya exposición estuvo abierta al público en Valencia durante un tiempo. “Como hemos hecho en años anteriores, también quise que quedara una parte de esta exposición temporal para siempre con nosotros, con los valencianos. Por eso decidimos adquirir dos de estas cabezas escultóricas. Ahora, estas piezas van a viajar a diferentes localidades de la Comunidad Valenciana durante aproximadamente dos años”, declaró la empresaria.

Herrero es una mujer que vive por su ciudad, Valencia. Por ello, fue nombrada hija predilecta de la ciudad. Pero sus reconocimientos por su aportación a la Comunidad Valenciana no se quedan aquí, sino que también ha recibido la gran cruz de la Orden de Jaime I el Conquistador​ y la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana en el 2017.

Por otro lado, a través de su sociedad Herrecha Inversiones, la empresaria destina su capital a proyectos interesantes, la mayoría de ellos ubicados en la Comunidad Valencia. Su última apuesta ha sido foodVAC, una empresa enfocada en cocinar al vacío. El matrimonio en conjunto ha invertido 400.000 euros en la compañía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión