¿Sabes si tienes obligación legal de repartir la cesta de Navidad entre tus empleados?

Hay sentencias judiciales a favor y en contra, pero el criterio general es que aquellas empresas que, tradicionalmente, optaron por repartir cestas de Navidad entre los empleados, tienen la obligación de seguir haciéndolo.

 
Getty images

Si llevas años felicitando la Navidad a los empleados con una cesta de Navidad, también deberás hacerlo este año. Suele ser un tema recurrente en estas fechas habida cuenta de que hay empresas que entienden que es una costumbre algo desfasada o un gasto innecesario y superfluo en momentos poco boyantes.

Sin embargo, ninguno de estos argumentos convencen a la parte trabajadora que, en más de una ocasión, ha recurrido a los tribunales por considerar que se les privaba de un derecho adquirido en el tiempo o en virtud de las “condición más beneficiosa”. La mayoría de las sentencias recientes les dan la razón, y no solo en cuanto al reparto de la cesta sino también en lo que atañe a la valoración del contenido. Es decir, no vale sustituir el jamón por un panettone o tres latas de sardinas.

La última sentencia que se conoce al respecto es una que comentan en el despacho de abogados laboralistas Pereira Menaut. Corresponde a un fallo dictado en la Sección 1ª de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, del pasado 2 de octubre de 2019, en la que se dirime si existe o no el derecho de los trabajadores a seguir recibiendo la tradicional cesta de Navidad. “Esta nueva sentencia no hace sino apuntalar más todavía la jurisprudencia existente en materia de derechos adquiridos, que ha tenido también su aplicación práctica en relación con las cestas de Navidad en otros supuestos, como los analizados en las sentencias del propio Tribunal Supremo de 14 de mayo de 2013 y 12 de julio de 2018, entre otras”, afirman.

Otra sentencia que se hizo bastante popular fue la referente a una empresa que decidió, sin previo aviso ni consulta, suprimir el reparto de la cesta a cambio de un cóctel con los empleados. Los representantes de los trabajadores, a disgusto con la decisión, decidieron recurrir en un caso que terminó también en la Sala de los Social del Tribunal Supremo. La conclusión fue que cuando existe “permanencia continuada en el tiempo” del disfrute de este obsequio, la empresa no puede decidir unilateralmente su supresión.

No siempre fue así

El cambio de doctrina surge, sobre todo, a raíz de la crisis, cuando muchas empresas la toman como excusa para acabar con esta costumbre, temporal o definitivamente, mientras que otras decidieron reducir el valor económico del contenido.

Hasta el año 2016, la jurisprudencia consideraba la cesta de Navidad un mero acto de "liberalidad" por parte de la empresa, una mejora social no recogida en convenio y, en consecuencia, optativa por parte del empresario. Sin embargo, es a partir de ese año cuando el Tribunal Supremo cambia de orientación y pasa a considerar la cesta dentro de las “condiciones más beneficiosas” de obligado acatamiento, incluso si la situación económica de la compañía ha empeorado. Valga como consuelo que son deducibles las cuotas del IVA soportado y que la Dirección General de Tributos lo considera un gasto deducible a efectos del Impuesto de Sociedades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión