Las claves para que el teletrabajo sea un éxito

5 aspectos que debes valorar si quieres implantar esta fórmula de trabajo en tu empresa

Woman using mobile phone in home office and looking away
10'000 HoursGetty Images

"La necesidad de conciliar vida personal y profesional y el ahorro de costes, tanto en tiempo como en desplazamientos y, por tanto, en dinero, han hecho que el teletrabajo sea una alternativa por la que cada vez apuestan más empresas y trabajadores en España", subrayan desde Nexian, red nacional de agencias de recursos humanos.

En España, esta forma de trabajo la ofrece el 27 por ciento de las empresas y lo practica el 7,5 por ciento de los trabajadores; cifras que, según el Instituto Nacional de Estadística, todavía están muy por detrás de la media europea, donde las empresas que apuestan por el teletrabajo representan el 35 por ciento para entre un 10 y un 20 por ciento de los trabajadores.

Pese a esta diferencia, desde Nexian consideran que la tendencia es que el teletrabajo siga ganando adeptos en España y cada vez sean más los profesionales que lo practiquen y las compañías que lo propongan. "De ahí, que sea necesario establecer un plan de acción que permita liderar con éxito un equipo de profesionales en el que el teletrabajo esté presente para algunos e incluso todos sus miembros".

El teletrabajador, ¿nace o se hace?

Según los expertos de Nexian, "depende de empezar a construir la casa no precisamente por el tejado. Cuando hacemos un proceso de selección de un profesional que va a teletrabajar debemos evaluar si esa persona cuenta con una actitud proactiva y colaborativa”.

En ese sentido, a la hora de elegir un profesional que va a teletrabajar, "es fundamental optar por alguien que sea disciplinado, logre automotivarse, sea responsable y tenga las habilidades informáticas necesarias para que el desempeño de sus funciones no se altere por una falta de conocimiento tecnológico”.

Una vez hecha esa selección, también se han de aplicar algunos factores de los que dependerá la buena productividad y el buen entendimiento de todos los profesionales a quienes se vaya a gestionar. Esos factores son:

1. Eliminar la vigilancia y apostar por la confianza en el trabajador

“El teletrabajo no se mide por horarios ni por presencialismo. Se mide en función de objetivos y resultados. En el teletrabajo, es el trabajador el que organiza sus tiempos y horarios para cumplir con los deadlines que le han sido impuestos y no entorpecer así el desarrollo de ningún proyecto en el que esté involucrado”.

2. Establecer pautas de trabajo

"Si bien en esta fórmula, es el trabajador quien decide cómo organizar sus tiempos, sí es cierto que la persona que lo lidere, quien sea su responsable en el escalafón de la empresa, ha de dejar muy claro cuáles son las prioridades y por qué proyecto o proyectos hay que empezar".

3. Fomentar las relaciones entre compañeros

“Siempre y cuando se pueda, es aconsejable que aquellos que teletrabajan acudan a reuniones periódicas a su empresa, con el fin de desarrollar relaciones laborales y humanas con sus colegas más cercanos de lo que la tecnología permite. Se trata de que nadie se sienta aislado por el simple hecho de no trabajar en una oficina.

4. Fijar los canales de comunicación

“El éxito de un equipo donde se apuesta por el teletrabajo reside en que la comunicación fluya. Por lo que es recomendable hacer uso de la tecnología y de su instantaneidad para que las necesidades de unos y otros puedan obtener respuesta en el menor tiempo posible. El Messenger o el WhatsApp, entre muchas otras soluciones, permiten que todos los miembros de un equipo, independientemente de dónde se encuentren físicamente, estén conectados en tiempo real.

5. Usar herramientas accesibles para todos

"Cuando en un equipo hay miembros con home office se impone contar con herramientas a las que todos tengan acceso de manera que, aunque no compartan espacio de trabajo, todos sepan qué están haciendo los demás, a quién preguntar según qué cosa y a quién se le puede echar una mano en caso de que lo pida."

Por último, "todo lo anterior indica que, pese a que el teletrabajo es una fórmula que ayuda a mejorar la conciliación y aumentar la satisfacción de los trabajadores, ni todos los empleados valen para hacerlo ni todo vale en esa ecuación. Se trata de confiar, sí, pero también de determinar quién puede y quién no puede hacerlo. Y una vez que eso está claro, trabajar para que la fórmula funcione para todos: para los que van a la oficina y para los que trabajan a distancia".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión