Los duques de Sussex registraron su marca sólo en UK. ¡Un error muy tonto que no debes cometer!

El príncipe Harry y Meghan Markle tienen un imprevisto contratiempo tras independizarse de la familia real británica.

The Queen Attends A Service At Westminster Abbey Marking The Centenary Of WW1
Max Mumby/IndigoGetty Images

Desde que los duques de Sussex, el príncipe Harry y Meghan Markle, decidieron abandonar a la Reina Isabel II y montarse la vida por su cuenta, la pareja no ha dejado de acaparar todas las portadas. El matrimonio había orquestado su plan hasta el mínimo detalle para separarse financieramente de la corona de Inglaterra. Pero en los planes siempre surgen inconvenientes.

¿Os suena eso de la propiedad intelectual? Un concepto que está a la orden del día en las oficinas de cualquier empresa o startup de nueva creación, pero los duques de Sussex parecen haber pasado por alto este pequeño pero muy importante detalle. Los asesores del matrimonio registraron la marca en seis categorías, que engloban desde prendas de vestir hasta contenido editorial.

El problema es que la marca “Sussex Royal” fue solo registrada en territorio inglés, por lo que los demás países pueden, de momento, hacer uso de ella sin inconvenientes. Para añadir más leña al fuego, los duques tenían una protección de seis meses una vez realizado el registro para deliberar a que otros mercados querían difundir la marca. Pero ese periodo ya ha expirado.

Bajo esta situación, los más avispados en estos tejemanejes no han tardado en acudir a sus respectivas oficinas de propiedad intelectual a registrar la marca de los duques de Sussex. Así han aparecido ya multitud de artículos de marroquinería con esta marca.

El Lazarillo de Tormes de esta historia ha sido un empresario italiano, que ha registrado la marca de la realeza bajo el nombre de Ui Phoenix Kerbl en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). Al igual que los duques hicieron en Inglaterra, este italiano ha registrado la marca en seis categorías, eso sí, otras totalmente distintas a la de los duques.

El empresario explotará la marca en artículos de tocador, refrescos, bolsos y carteras, prendas deportivas, juguetes, joyería y bebidas alcohólicas.

Esta misma situación se repite en Canadá (Quebec), bajo la firma Royalmount Spirits y en California, con el registro de un residente del Estado, Joel Fogelson. Este último pretende promover la marca en el sector de las telecomunicaciones. Aunque el negocio potencial de los duques de Sussex ronda los 400 millones de euros, estos últimos registros en América del Norte trastocan los planes de la pareja, ya que su plan inicial era precisamente hacer negocios en suelo norteamericano.

Pese a este tropiezo, los duques parten con una fortuna estimada en 35 millones de euros para poner en marcha su independencia y buscarse la vida por su cuenta. ¿Será suficiente este dinero para que los duques de Sussex lleguen a final de mes?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión