Diversifica tu negocio

A la hora de diversificar, muchas empresas saben que su mayor tesoro es su marca y la usan como aval para el lanzamiento de nuevos productos. Pero no es el único valor, ni siquiera te garantiza el éxito. Existe otra serie de requisitos que debes tener en cuenta. 

Los gurús no se cansan de repetirlo, el principal valor de una empresa es su marca. En ella se encierran todos los valores de una compañía y su principal activo es intangible: supone la posesión de un espacio en la mente del consumidor. Ese poder, combinado con la aplicación de las adecuadas técnicas de marketing, es lo que permite a algunas empresas utilizar su marca como aval a la hora de decidirse por el lanzamiento de nuevos productos.

Las dos extensiones

En esta aventura diversificadora existen dos estrategias principales, según los expertos en marketing consultados, que se utilizan habitualmente para crecer bajo el paraguas de la marca, la line extension (extensión de línea) y la brand extension (extensión de marca).

Como explica Jordi Montaña, catedrático de marketing de Esade, “la técnica de la line extension (extensión de línea) es la forma habitual de expandir una marca, lanzando productos similares a los iniciales, como una marca de jabones que comienza producir champú”.

Pero, en ocasiones, los nuevos productos no tienen ninguna relación evidente con los originales. “Eso es los que se conoce como brand extension (extensión de marca), una técnica más compleja que consiste en extenderla incluso hacia categorías nuevas y sorprendentes de producto”, explica Montaña. Desde fabricantes de zapatos que abren hoteles, hasta constructores de excavadoras que venden botas, casi todo es posible, siempre que se acierte con la combinación y se realice con las garantías de viabilidad necesarias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo