Las crisis sanitarias aúpan el valor en bolsa de las grandes farmacéuticas

El zika, el ébola, el coronavirus… Son solo algunos casos donde las empresas sanitarias han alcanzado cotas históricas en bolsa.

Coronavirus flu quarantine airport
sorbettoGetty Images

“Escribo esto por si queda alguien de la raza de Adán para leerlo”, dijo un monje al redactar la crónica de la Peste Negra que asoló Europa en el siglo XIV. La peste, según algunos textos, se originó en la actual Uzbekistán, Asia. La terrible plaga se propagó por toda Europa rápidamente, animada por las pésimas condiciones higiénicas, la mala alimentación y los pocos conocimientos médicos. Se estima que murió alrededor del 40% de la población europea de la época.

Tras estas catastróficas cifras, el temor de que un acontecimiento como este vuelva a suceder aparece cada vez que surge un nuevo brote de enfermedad. Sin embargo, volviendo a nuestra época actual, los avances en medicina y en el control de enfermedades hacen que una pandemia como la Peste Negra sea difícil que vuelva a suceder, al menos en países desarrollados.

De hecho, ya han ocurrido ejemplos actuales como la crisis del ébola en África o del Zika en Latinoamérica. Concretamente, con el caso del ébola acabó con la vida de 11.300 personas en el continente africano, pero en Europa solo se dio un caso de contagio, el de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que finalmente se resolvió con éxito. De forma que los países desarrollados están preparados para afrontar estas crisis sanitarias.

Esta preparación es posible, en gran medida, a la producción de vacunas por parte de organismos públicos y empresas farmacéuticas. Es por eso que cuando ocurren brotes de enfermedades en alguna región, las farmaceúticas ven incrementado su valor en bolsa, por lo que se espera que su facturación anual también tendrá un efecto positivo.

Si nos remontamos a finales de 1998, el 23 de diciembre de este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta de un brote de gripe aviar en China. Esto propició que el valor en bolsa de GSK alcanzará su máximo histórico hasta la fecha, sobrepasando los 2.000 puntos. Curiosamente los picos de esta empresa coinciden con la aparición de alguna enfermedad en nuestro planeta.

Avanzando un poco en el tiempo, en 2006 otro brote de gripe aviar apareció, aunque en un principio se propagó por las aves en distintos continentes, pronto empezó a mutar en seres humanos. El primer caso humano de gripe aviar se anunció en Jordania el 31 de marzo de 2006. Pocos días después, a principios de abril, apareció el primer fallecido por la gripe aviar, coincidiendo justo con el alcance de los 1.500 puntos de GSK.

Retornando a fechas mucho más actuales, en 2014 apareció el ébola, un virus bien conocido en nuestro país, más por lo mediático del caso de Teresa Romero que por el número de infectados. Pues bien, durante esta crisis sanitaria, empresas farmacéuticas como Roche, Novartis y GSK notaron un repunte en bolsa. Un año después, encontramos el Zika. Este virus transmitido a través de los mosquitos asoló América Latina en 2015, volviendo a haber un pico en la bolsa durante el verano, periodo de mayor apogeo del virus.

En este caldo de cultivo, el 30 de enero de 2020 el comité de emergencia de la OMS decidió declarar la emergencia internacional por el coronavirus, un virus originado en la ciudad de Wuhan en China. Hasta ahora el virus ha provocado la muerte de más de 420 personas.

"Declaramos esta alerta no por lo que está ocurriendo dentro de China sino por la situación en otros países, y porque (el coronavirus) podría extenderse a lugares con sistemas sanitarios más débiles", declaró Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en rueda de prensa, al anunciar la declaración de emergencia internacional. En otras palabras, se trata de una medida con la finalidad de detener el avance del virus.

En paralelo, la declaración de emergencia internacional funciona también como una llamada para que la comunidad mundial acelere la investigación en vacunas y tratamientos. Y en esta parte del asunto es donde vuelven a tomar partida las farmacéuticas. Estas empresas han anunciado que ya están trabajando en una vacuna para detener el coronavirus y este tipo de mensajes se ven reflejados en la bolsa.

Las acciones de Inovio Pharmaceuticals, Moderna Inc. y Novavax Inc. subieron el 27 de enero a medida que se notificaron más casos de contagio. En concreto Inovio experimentó una subida del 40% tras anunciar que había recibido una subvención de la Coalición de Innovaciones de Preparación Epidémica (Cepi, por sus siglas en inglés) para desarrollar una vacuna para detener al coronavirus.

En paralelo, durante esta crisis sanitaria, hemos visto también que aumentaba la venta de mascarillas, incluso en países donde todavía no hay una alarma tan visible como en China, país donde se ha originado el brote, ¿será la crisis del coronavirus cuando las empresas farmacéuticas rompan un récord histórico en bolsa?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión