El éxito de andar por casa

Isabel Llano, Isasaweis, llevó sus consejos de belleza desde la blogosfera a los platós de televisión

image
Isabel Llano, Isasaweis, la bloguera de moda.

La mesita de su dormitorio también fue para Isabel Llano, ingeniera informática en paro, el punto de partida para convertirse líder indiscutible de la blogosfera. Más conocida como Isasaweis, a esta asturiana, aficionada a los consejos de belleza, un día se le ocurrió colgar un vídeo en Internet sobre cómo hacer un moño con calcetines. Un pequeño atrevimiento que sólo confesó a su marido, aunque no tardó en convertirse en uno de los vídeos más vistos de la Red.

Este consejo, junto con la frescura y el carisma de la bloguera, fue decisivo para marcar su futuro, cuyas recomendaciones siguen hoy más de 95.000 suscriptores en Youtube y sus vídeos llevan más de 40 millones de reproducciones. “En ningún momento me hubiera imaginado todo lo que ha pasado”, asegura. Al primer consejo y tras una pequeña inversión de una cámara de vídeo, un trípode y “todo mi tiempo” le siguieron muchos más. Gracias a la ayuda de su marido, también informático de profesión, para posicionarse y una absoluta implicación con sus incondicionales, contestado personalmente a sus peticiones, Isasaweis se convirtió en la bloguera más seguida. “Poco a poco, sin esperármelo, porque no me anuncié en ningún sitio, ni llamé a ninguna puerta –aclara– empezaron a llamar para hacerme entrevistas, al principio de radios y televisiones locales y luego en prensa nacional hasta que me ofrecieron la oportunidad de hacer un programa en Antena 3”. Una oportunidad que le hizo cambiar temporalmente su escenario doméstico por el plató de televisión e, incluso, le llevó a publicar un libro y convertirse en imagen de distintas promociones. Sin embargo, Isabel Llano consciente de la naturaleza de su gran público, en ningún momento abandonó el hogar, ni dejó de grabar sus vídeos caseros.

Mucho ruido y pocas nueces
A pesar de su popularidad, han tenido que pasar dos años desde que creó su blog para rentabilizarlo. Durante los nueve primeros meses, los ingresos fueron cero. Sólo “si hago balance del programa, del libro y promociones, y si dividiera los ingresos que he tenido en dos años, podría decir que me está reportando un sueldo”, reconoce. Una trayectoria que no sólo ha hecho de su imagen todo un referente, sino que le ha animado a replantearse esta aventura de un modo más profesional. Su marido y ella, junto un diseñador, ya trabajan en una nueva web, donde la mesita de su dormitorio sigue siendo su particular plató.

Publicidad - Sigue leyendo debajo