¿Cuánto dinero necesito para montar mi startup?

Qué partidas debes considerar a la hora de montar un comercio online y una firma muy tech

Financial planning brain storming session table top image.
twomeowsGetty Images

Siempre teniendo muy claro que cada negocio es un mundo y que no se puede generalizar, te damos algunas pautas para que calcules cuál puede ser el arranque de tu negocio. Un arranque que, según Álvaro Cuesta, fundador de Sonar Ventures y CEO de Foodinthebox, “es mucho más económico de lo que pensamos. Si tenemos un enfoque de Lean Startup, te diría que casi el 90% de los emprendimientos que conozco se pueden montar con menos de 10.000 euros. Suficiente para empezar y conseguir las primeras métricas que permitan luego acceder a distintas rondas de financiación”, asegura. Y lanza esta advertencia: “La palabra incertidumbre está en el ADN de las startups. Estimar cuánto te va a costar algo cuando todavía no sabes lo que vas a montar porque no has descubierto realmente la solución al problema que quieres resolver, es muy difícil, y tienes que hacerlo paulatinamente”.

Como fórmula general, lo que se hace es “decidir cuál es tu MPV y qué vas a hacer, y luego apuntar en una hoja de Excel todos los costes que vas a tener en los próximos 12 meses, sin ingresos. Los gastos que vas a tener para ejecutar el proyecto. Sin ingresos, y por lo tanto bajo mínimos. Ése es el dinero que vas a necesitar”, recomienda Jesús Monleón, cofundador de SeedRocket. “Se suele empezar sobre el hito que se quiera conseguir. Y trabajar sobre ello. Cuánto dinero necesito para llegar al siguiente hito. Porque sé que si cumplo con el siguiente hito voy a conseguir dinero o inversores. Pero esa estimación se tiene que hacer previendo que habrá que realizar cambios y ajustes. La gente suele subestimar lo que cuestan las cosas. En tiempos, especialmente en tiempos. Todo lleva más tiempo de lo que parece”, añade Monleón.

Las cuentas de un negocio intensivo en tecnología

Si hablamos de modelos de negocio muy intensivos en tecnología, los costes están fundamentalmente en los salarios a pagar. “Generalmente los emprendedores en las primeras fases prescinden del sueldo hasta la primera ronda de inversión o hasta que la empresa tiene tracción y tiene ingresos. En el primer año los principales costes van a ser el staff tecnológico y la partida de marketing. El marketing es muy importante para captar clientes y generar ingresos. Dependiendo del proyecto, vamos a tener un coste que puede oscilar desde los 30.000 euros hasta los 150.000 euros el primer año, siempre y cuando estemos hablando de proyectos con una capacidad tecnológica importante”, apunta Jaime Guillot, managing director de la oficina de Demium en Valencia. Y lo ilustra con un ejemplo muy concreto: “En Valencia tenemos Streamium, una compañía que está embebiendo publicidad de plataformas de streaming, que por un lado ayuda a los streamers a monetizar y por otro permite a las marcas impactar en ese público que oscila entre los 18 y 40 años, que están todos los días consumiendo streaming. El proyecto es un desarrollo de un software y los costes asociados tienen que ver mucho con el desarrollo de esa tecnología, la contratación de perfiles técnicos; aunque los emprendedores son técnicos, contratan a más técnicos. Además, tenemos costes derivados de la captación comercial de clientes. Un proyecto así, necesita una inversión el primer año de unos 30 o 40.000 euros en marketing para generar una cantidad de usuarios importante. Más otros 15 o 20.000 euros para la parte comercial, de viajes de adquisición de marcas potentes que puedan participar en el proyecto. El resto, hasta los 120.000 o 130.000 euros tendrá que dedicarlos al personal y a la contratación de nuevos perfiles técnicos”.

El coste de lanzar un ecommerce

Si lanzásemos un ecommerce, el desarrollo no ocuparía una inversión tan grande. “Me voy al software más sencillo para tiendas, un Shopify o algo por el estilo, abro una primera tienda elemental, coloco un número reducido de productos y voy probando con campañas de marketing elementales. Una vez tengo tracción, pongo ya la interface definitiva y me gasto en marketing para conseguir más clientes. Cuando tenga miles de clientes, en lugar de Shopify me monto un sistema a medida”, explica Quino Fernández, director de Conector. ¿El coste de un modelo así? “Tirando largo, 20.000 euros. Con 10.000 euros se puede hacer algo sencillo con Shopify. Y te diría que hasta por 5.000 euros, pero ahí ya corres el riesgo de dar con un iluminado que luego no sepa hacer tu producto”, advierte Fernández.

El CAC, una métrica clave para el éxito

Una métrica que va a ser crucial para conocer cuánto necesitas invertir en marketing es el coste de adquisición de cliente (CAC). “Es una de las partes más importantes del proyecto. Mide cuánto me cuesta adquirir un usuario. Cuánto tengo que invertir para que un cliente me acabe comprando. Si de una campaña de 100 euros me acaban comprando 4, mi CAC es de 25 euros. Ese sería mi modelo. Si necesito 2 millones de usuarios y me cuesta 25 euros captar un usuario, voy a necesitar 50 millones de euros para lanzar ese proyecto”, comenta Jaime Guillot.

Cuánto dinero necesito para llegar al siguiente hito

El coste de arrancar es importante, pero también conviene ir haciendo números para mantenerse en el mercado. En esta fase del proyecto se trabaja con el coste de cada hito al que queremos llegar. Cuánto necesitas en cada fase del proyecto y para conseguir financiación ajena. “Imagínate que has llegado a facturar mil euros y tu siguiente punto es vender 300.000. Te tienes que plantear, ¿cuánto dinero voy a necesitar para facturar 300.000 euros? Normalmente, a los inversores se les pide dinero para los próximos 12 meses, mínimo, y 18 meses máximo. Nadie invierte para menos tiempo porque lo más probable es que el dinero se acabe antes de lo previsto y no puedas llegar a tu objetivo”, comenta Jesús Monleón.

Para Javier Megías, director del programa de startups de la Fundación de la Innovación Bankinter, “esto es como escalar una montaña. Si tienes que ir a una próxima ronda de inversión, desde abajo no puedes mirar y planificar el camino hasta la cima, porque no se ve la cima. Tienes que planificar el camino hasta el próximo campamento base. Ese campamento base es el sitio donde habrás despegado muchas incógnitas, por un lado, y por otro, habrás generado un cambio relevante en la empresa, habrás validado algo… Si para llegar a ese campamento base necesito 15 meses y a los 13 meses se me acaba el dinero, pues va a ser muy difícil ir a buscar dinero en ese momento porque aún no he demostrado que he conseguido lo que quería conseguir”.

¿Crecer con dinero propio o pedir financiación?

Conviene recordar que el objetivo de la empresa no tiene por qué ser siempre buscar financiación. “Hay emprendimientos de bootstrapingdonde vas creciendo de una manera más orgánica y te vas financiando con los beneficios que genera tu propio proyecto y eso es un modelo que no requiere de financiación externa. El verdadero indicador de crecimiento y de éxito de una empresa es su facturación y sus márgenes. Y en ese sentido todo lo que se pueda resistir al principio sin buscar financiación externa mejor, porque buscar financiación nos va a quitar mucho foco. Sólo es recomendable cuando el proyecto lo exija, bien porque requiera una inversión muy fuerte para algo concreto o porque sea una oportunidad clara en un tiempo muy concreto, que necesite crecer muy rápido para que otro no llegue y te coma el pastel; pero son casos casi te diría excepcionales. Lo normal y lógico sería aguantar los primeros 18 meses con recursos propios y financiación del entorno más directo”, recomienda Álvaro Cuesta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión