La realidad sobre las startups: ¿Un camino hacia ninguna parte o un empujón para ayudar a digitalizar a las empresas?

En un mundo donde solo existe adaptarse o morir, el reto de la transformación digital acecha sobre cualquier compañía.

Business start up, start, new project or new idea concept. Wooden blocks with launching rocket graphic arranged in pyramid shape and a man is holding the top one.
Ong-ad NuseeworGetty Images

¿Montar una startup está de moda? La respuesta es sí. Cada vez hay más facilidades para poner en marcha proyectos de este tipo. A veces solo necesitas una buena idea, saber venderla bien y conseguir el capital necesario para llevarla a cabo. Pero, como diría J.R.R.Tolkien: “No todo lo que brilla es oro”.

Ser Amazon, Glovo o Cabify no está alcance de cualquier startup. Las dificultades para acceder a la financiación, retrasos en el pago de los clientes, trabas burocráticas y una baja cultura empresarial puede desencadenar en la ruina absoluta. Los datos son claros: Menos del 20% de las startups llegan al quinto año de vida, según las conclusiones de la jornada "Tendencias de Transformación Digital 2020", celebrada por Malt, plataforma de contratación y gestión de freelance tecnológicos y digitales.

Los empresarios que se embarcan en esta aventura tampoco se cubren las espaldas por si el futuro es poco favorable. “Solo entre el 7% y 20% de las compañías que tienen un portfolio de inversión recuperan ese retorno”, según explica Andrés Saborido, country manager de Wayra España. No obstante, el directivo ha señalado que precisamente asumir este riesgo significa entender cómo funciona el sector de la innovación digital.

Pero para esto, es necesario que las empresas que no nacieron digitales estén preparadas para trabajar con startups. Para Saborido este tipo de compañías carece generalmente de una “cultura del riesgo”, por lo que deben comenzar a incentivar a los trabajadores mediante bonificaciones o acelerando los procesos de pago y contratación.

Pero este corto periodo de vida no solo lo están experimentando las startups, sino que también se observa este fenómeno en las grandes compañías. según un estudio del S&P 500, el tiempo medio que una empresa permanece dentro de este índice bursátil ha pasado de 33 años en 1964 a 24 años en 2016, y se estima que en 2027 la vida media de las compañías que integren el S&P 500 no superen los 12 años.

Y, ¿por qué está disminuyendo el tiempo de vida de las empresas? La falta de digitalización empresarial tiene mucho que ver. Pero es una coyuntura donde las startups tienen mucho que enseñar. “Una de las claves vendría por comenzar a imitar la innovación abierta que presentan los modelos de las startups, donde lo habitual es innovar en las ‘pequeñas cosas’ y en diferentes partes de la organización”, aclara Saborido.

Vicente de los Ríos, CEO de Líderes y Digitales, ha aportado más consejos al asunto. “Como si de una persona se tratase, lo primero a tener en cuenta son los cinco sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto) ya que la falta de alguno de ellos, crea una situación de desequilibrio importante”. En definitiva es importante “probar cosas diferentes” (gusto) y “estar en contacto con la realidad” (tacto), manteniendo en todo momento encendido el “cerebro” de la empresa que “coordine todos estos sentidos”. Pero, “de nada vale el cerebro si no hay corazón”. De los Ríos destaca la apuesta por valores humanos como la generosidad, la confianza, el apoyo o el afecto para acercarse a la digitalización.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión