Dinero para seguir creciendo

“Los bancos nos han respaldado porque han visto que reinvertimos”

Cuando esta empresa puso en marcha su primer centro de negocios en La Finca de Pozuelo de Alarcón (Madrid), quizá no pensase que tan sólo dos años después ya iba a estar abriendo su tercer espacio. En 2010, inauguró otro centro en el mismo complejo de La Finca. Y al año siguiente comenzó a funcionar su negocio en el edificio Torre Europa, situado en el Paseo de la Castellana, en pleno corazón financiero de la capital. Pero no ha sido un camino de rosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antes tuvo que pelearse con los bancos para conseguir la financiación oportuna. El primer préstamo que obtuvo fue de 300.000 euros, facilitado por La Caixa y Bankinter. El segundo crédito, destinado al desarrollo del centro en La Castellana, fue de 350.000 euros, facilitado por La Caixa y Sabadell-Atlántico. Sus claves para conseguir la financiación fueron éstas:

Ver el negocio en persona. ¿Quién está dispuesto a comprar algo sin verlo primero? “En toda la operación, nuestra mayor baza fue conseguir llevar a los directores de las oficinas bancarias y a sus superiores a ver los centros, para que palparan la realidad del proyecto más allá de papeles y previsiones financieras. Les presentamos clientes y derrochamos optimismo. Con esto conseguimos hacerles partícipes de nuestra visión, lo que nos valió para que transmitieran ese empuje a sus departamentos de riesgos y llevaran a buen puerto la financiación.

Las dos entidades que vinieron a ver las instalaciones fueron las que nos dieron su apoyo y nos financiaron”, afirma García. ¿Y cómo se consigue sacar de la oficina a quienes deben tomar esta decisión?. “Insistiendo mucho. Y contó el ímpetu y las ganas que pusieron los directores de las oficinas, que consiguieron sacarlos de su despacho”, anota.

Implicación máxima. Para conseguir el primer crédito, los socios recurrieron a préstamos personales para aportar el capital inicial. Al poner en marcha el último centro, la compañía partía con la ventaja de poder realizar una primera aportación de capital proveniente de la tesorería generada por los dos espacios ya en funcionamiento. “En vez de repartir los beneficios, hemos cogido esa tesorería y la hemos invertido para seguir creciendo. Los bancos nos han respaldado porque han visto que estamos invirtiendo en nuestro propio crecimiento”, explica Óscar García, consejero delegado de la empresa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas