¿Qué efecto tendría en la mano de obra?

Las ventajas para las empresas españolas parecen claras... pero, ¿también lo será para los trabajadores?

El mercado laboral español depende de sus propias instituciones. El problema que tiene es que todavía sigue siendo rígido. Cuando entras en mayor competencia, lo que marca tu éxito es tu capacidad, primero, de ser competitivo, y, después, flexible. Aquí los salarios son un poco más bajos, comparado con Estados Unidos, y eso supone una ventaja para España.

Podría ganar ventas vía costes. Sin embargo, por el lado de la flexibilidad, la empresa española sigue siendo rígida. No sé cómo acabará eso afectando a España. La crisis y la última reforma están cambiando el mercado laboral. En este momento, diría que ese es el contraste: España es más competitiva en mano de obra, pero a la vez es menos flexible y menos productiva”, plantea Gayle Allard, profesora de Economía del IE Business School, experta en el mercado laboral español.

Mercado más flexible
“El modelo español es que la persona que lleva más años en la empresa es el que se queda a lo largo de toda la crisis, el que sobrevive a todas las reestructuraciones; se elimina al temporal, al nuevo... Si lo que quiere es producir bienes de más alto valor añadido, tiene que ir por otro camino. Si no, España se va a encontrar en segmentos de baja productividad de por vida”, continúa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión