Marketing para llegar a un consumidor más complejo

Estamos viviendo la mayor revolución en la forma de consumo de toda la historia. El entorno y los consumidores se han transformado completamente y sólo quienes estén preparados para adaptarse liderarán el nuevo escenario. ¿Lo estás tú?

image
Busca soluciones de integrar tu marca en la vida cotidiana del consumidor, sin molestar.

Según un informe presentado por Accenture en la última cumbre de Davos, en los próximos cuatro años las empresas se jugarán miles de millones de euros, que serán para las que sepan comprender los cambios de comportamiento del consumidor de hoy.

Estamos ante un cambio de paradigma provocado por Internet y su influencia en los hábitos de consumo, que está obligando a las marcas a redefinir la forma de acercarse a un cliente mucho más exigente, informado e impaciente que nunca. Y también más disperso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El uso de Internet de forma masiva en nuestra vida cotidiana hace que “los resultados de marketing y publicidad sean más inciertos que antes. La capacidad de hacer palanca y conseguir el efecto que queríamos no es controlable. La publicidad pasa por un momento de saturación, hay un déficit de atención enorme”, asegura Miguel del Fresno, consultor y doctor en sociología.

“La publicidad necesita crear elementos que dejen esa insana costumbre que es la persecución indiscriminada del consumidor cautivo, como lo teníamos hasta hace 10 o 15 años, en un sofá sin mando a distancia”, advierte Daniel Solana, consejero delegado de Doubleyou.

La saturación obliga a crear nuevas formas de llamar la atención


Calidad frente a calidad
Solana insiste en la necesidad “de buscar nuevas formas para crear vínculos porque es distinto el entorno, los medios, la forma de consumir esos medios, la forma en que la gente se informa sobre las compañías... Y todo esto ha ocurrido hace nada. También ha cambiado la manera de comunicarnos entre nosotros. Y el acceso a las personas. Antes hablabas con la gente de tu alrededor, ahora puedes comunicarte casi con cualquier persona del mundo”, comenta Daniel Solana. Y lo que más debe importar a las empresas, esta capacidad de comunicación, ha cambiado por completo la forma en la que tomamos las decisiones de compra.

“Los medios de comunicación han perdido la función de exclusividad mediadora entre las marcas y las audiencias. El consumidor ahora tiene mucha más oferta donde elegir y para discriminar, pregunta a otros. Ya lo hacía antes, pero ahora tiene a su alcance un círculo más amplio. Las decisiones de compra tienen un componente social cada vez mayor”, explica Miguel del Fresno.

El valor de la conversación
Todos estos retos están modificando ya la forma de hacer marketing. Ante la fragmentación de la audiencia, la consigna es crear campañas multicanales, en lugar de centrar el esfuerzo principal en los medios masivos como la televisión y la prensa. La sobresaturación de los mensajes (hay estudios que aseguran que los habitantes de las grandes ciudades recibimos como mínimo 3.000 impactos al día) obliga a llamar la atención a través de la creatividad, la complicidad y la risa. La socialización de la audiencia se aprovecha con nuevas formas de marketing centradas en Internet que implican al consumidor como parte activa de la estrategia.

Pero cuidado, porque no todo el marketing del siglo XXI se juega en las redes sociales. Éstas son sólo un canal más. El que genera viralidad, cierto, pero uno más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing