Voy a Emprender... ¿me beneficia el nuevo régimen?

Otra duda más a la hora de elaborar tu plan de negocio: ¿Por qué opción de IVA voy a apostar como emprendedor? ¿Por ingresar el IVA cuando cobro o cuando emito mis facturas?

Si tu actividad va a estar enmarcada en el régimen general del IVA, lo más básico que tienes que saber sobre el IVA es esto: “Este impuesto debe ingresarse se haya cobrado la factura al cliente o no. Si facturas 10.000 euros + 2.100 de IVA (12.100 euros) y ese cliente te paga a 90 días quiere decir que para una factura emitida a 10 de septiembre, aun sin haberla cobrado deberás pagar 2.100 euros a Hacienda antes del 20 de octubre. Esto simplificando, suponiendo que no hay IVA soportado”, explica Javier Donoso.

Un error habitual
“Al comenzar, muchos emprendedores piensan que pueden recuperar todo el IVA que gastan y no es así, sólo pueden recuperar el que no hayan compensado con el IVA que repercuten en sus ingresos. Un ejemplo: comienzo mi actividad en enero de 2013 y gasto 10.000 euros más el 21% de IVA, que son 2.100 euros. Pero en el mes de junio obtengo un ingreso de 6.000 euros más el 21% de IVA, que suponen 1.260 euros. Por tanto, sólo puedo recuperar 2.100 – 1.260 = 840 euros. Estos 840 son los que podré pedir que me devuelvan”, explica Jesús R. Ballesteros, socio de Ruiz Ballesteros Abogados.

¿Entonces...?
“En caso de ser emprendedor, optaría por criterio de caja si mis clientes tuvieran plazos de pago largos (para retrasar pagos al principio) o si fueran Administraciones, aunque depende de cuáles. Pero también esperaría a conocer todos los detalles de la ley”, aconseja Donoso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión