Servicios en la nube

Contabilidad, fiscalidad, almacenamiento de datos, gestión de documentos... Ya puedes usar estos y otros servicios directamente desde Internet (lo que se conoce como ‘la nube’) sin necesidad de instalar los programas en tu ordenador.

image
Los servicios en la nube permiten reducir los gastos de mantenimiento, espacio, luz...

El 63% de las pymes usuarias de servicios cloud los recomendarían “sin ningún tipo de dudas” y un 26% lo harían “probablemente”. La satisfacción es mayor entre las micropymes: el 67% los aconsejan sin dudar. Son datos de la encuesta realizada a las pymes con presencia web, dentro del informe Cloud Computing, Retos y Oportunidades, del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI).

Sencillamente, estos servicios son útiles “y las pymes son las que más beneficio pueden obtener de ello”, señala Jorge Ramírez, socio fundador de R2 Sistemas. “Hace unos años, los únicos productos que estas empresas contrataban en Internet eran su web y el correo electrónico. Ahora empieza a ser habitual tener también en la nube su programa ERP, la facturación, la gestión documental, las copias de seguridad e incluso las aplicaciones de ofimática”, añade.

“En España hay una oferta muy amplia y variada de servicios de tecnología en la nube, cada vez mayor y mejor”, afirma Vera Sánchez, directora general de la asociación Eurocloud España. Según Álvaro Ramis, director general de Tugestionline (Grupo BBVA), el mercado “está creciendo en doble dígito a pesar de la crisis y en 2020 las soluciones para pymes y autónomos alcanzarán un 10% de dicho mercado”.

A medida de la pyme
Las soluciones en la nube son mucho más económicas que el software licenciado. Esto permite a las pymes utilizar aplicaciones que de otra forma no serían rentables. El ahorro viene de:

Pago por uso. Por número de usuarios y por la utilización que hacen del servicio.

Sin inversión inicial. “Comprar una licencia de software equivale a comprarse un coche: además de pagarla, tienes que adquirir y mantener servidores, sistemas operativos, copias de seguridad, nuevas versiones… Contratar software en la nube equivale a sacarse el abono de transportes: pagas una cuota y el fabricante pone a tu disposición su infraestructura y un servicio todo incluido”, explica Ramírez.

Sin costes fijos. “El empresario no necesita tener sus propios sistemas, lo que permite reducir gastos de mantenimiento, espacio, luz, etcétera”, destaca la directora de Eurocloud España.

Riesgo bajo. “Si un servicio en la nube no resulta útil, es fácil dejarlo, ya que no hay inversión (o es mínima). Y hay proveedores que ofrecen pruebas gratuitas”, añade Vera Sánchez.

Además de reducir costes, los servicios cloud pueden suponer una ventaja competitiva:

Mejor disponibilidad. “Los datos están siempre disponibles cuando y donde se necesiten para tomar decisiones, lo que supone un aumento de productividad para autónomos y empresarios”, afirma Fermín Palacios, director de Experiencia de Cliente de Arsys.

Flexibles y escalables. “El uso del servicio se puede ampliar o disminuir según las necesidades de la empresa”, sin miedo a llenar el servidor en fechas de gran actividad y sin pagar de más en los meses tranquilos, destaca Vera Sánchez.

Estar a la última. Los proveedores mejoran constantemente sus servicios para incorporar las últimas novedades en tecnología, gestión y normativa. “Por ejemplo, cuando cambió el IVA, los usuarios de nuestro software de gestión contable y fiscal no tuvieron que actualizar nada: se había realizado ya en la nube”, añade el directivo de Tugestionline.

En expansión
A pesar de estas ventajas, “el 54,9% de las pymes usuarias de TIC no conoce los servicios en la nube, y el 77,5% de las conocedoras, no los han utilizado nunca”, señala la encuesta de ONTSI. La principal barrera es la reticencia de los empresarios a subir información sensible a la nube. Ante estas inquietudes, los proveedores responden que los datos se almacenan, cifrados, en entornos con grandes medidas de seguridad, y que son replicados en distintos servidores para garantizar su persistencia en caso de incidencias técnicas.

En cualquier caso, las empresas dedicadas a estos servicios apuestan por el mercado de las pymes. “La oferta continuará creciendo, en mi opinión, hasta hacer desaparecer la venta de licencias en el mercado de los pequeños negocios”, asegura Jorge Ramírez.

“Este billete es sólo de ida. Así lo confirma la evolución de los fabricantes de software, como Google con Google Apps o Microsoft con Office 365 y Exchange online”.

Pistas para elegir el servicio
Antes de contratar, es recomendable “probar la herramienta, sin compromiso, para ver si tiene todo lo que se necesita”, señala Álvaro Ramis, de Tugestionline. ¿Qué requisitos debe cumplir?

Agilidad de uso. “El factor más importante es la facilidad para extraer la información de la nube. También debemos exigir que el rendimiento de la aplicación sea bueno, que no sea lento, y ojo a la disponibilidad de las copias de seguridad”, aconseja Jorge Ramírez.

Aplicaciones clientes. “En la práctica las mejores aplicaciones cloud no son páginas web, sino apps clientes que te descargas a tu ordenador, como ocurre con Skype o Dropbox. Esto permite trabajar en la nube con el mismo rendimiento que si se tratara de una aplicación local”, añade el socio fundador de R2 Sistemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión