Por qué es útil en las pymes la Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial puede ser muy útil para tu pyme. ¿Cómo puedes aplicarla?

A medida que se ha ido recrudeciendo la crisis, las empresas han ido aumentando los recortes en sus inversiones en políticas socialmente responsables, y más entre las pymes, porque, como reconocen todos los expertos, bastante tenían con tratar de mantenerse a flote. Una tendencia lógica, pero errónea, como explican desde la Fundación Corresponsables: “las pymes no entienden que para garantizar la supervivencia precisamente deben apostar más por aplicar políticas de sostenibilidad y RSE”. Y eso es así porque se lo demanda la propia sociedad. Según el Eurobarómetro sobre cómo influyen las empresas en la sociedad, el 79% de la población española se declara interesado en saber qué hacen las empresas españolas para ser responsables con la sociedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La buena noticia para las pymes es que, hagan o no hagan RSE, entre los ciudadanos son mayoritariamente percibidas como responsables. Recurriendo de nuevo al citado Eurobarómetro, el 79% de los encuestados sí considera que las pymes españolas se esfuerzan por ser responsables, ocho puntos porcentuales más que la media europea y 36 puntos porcentuales por encima de como son percibidas muchas de las grandes.

Y esto es así porque la pyme, al tener una estructura más sencilla, está más cerca de sus grupos de interés, tanto de los empleados como de sus proveedores y de sus clientes. Eso hace más fácil que muchos de los mandatos de la RSC (sostenibilidad, flexibilidad, conciliación, transparencia) se den en la pyme de forma prácticamente natural. Lo que demuestra que en el momento en que la pyme se ponga a hacer RSE de forma consciente y deliberada tendrá medio camino ya andado, ya que simplemente harán de forma voluntaria y formalizada lo que llevan haciendo toda la vida sin asignarle ninguna denominación.

Para qué sirve

Para el experto Marcos González, “si las pymes supieran las ventajas y beneficios que tiene realmente aplicar la RSE a su gestión, muchas más se sumarían al carro”. Y él lo dice por experiencia, puesto que el grupo que dirige, MediaResponsable, ha obtenido numerosos reconocimientos precisamente por su labor socialmente responsable. “La primera responsabilidad de cualquier empresa, tanto si es grande como si es mediana y pequeña, es ahora más que nunca seguir siendo rentable, tratar de mantener el empleo y si es posible crearlo. Y con eso ya están ‘haciendo’ RSE. En nuestro caso, no tengo ninguna duda de que la aplicación de la RSE es la que nos ha permitido no sólo no despedir a nadie esos años, sino incluso ampliar plantilla con nuestra internacionalización en América Latina”, explica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para qué sirve la RSC:

Aumentar la implicación, el compromiso y la productividad de los empleados. Algo fundamental en tiempos de crisis. Está demostrado que las empresas que son flexibles, concilian, son transparentes, abiertos y fomentan la comunicación vertical y horizontal tienen tasas de productividad entre un 10% y un 12% más altas que el resto y consiguen retener mejor el talento. Según el Estudio Internacional Ranstad Employer Branding, de hecho, los dos primeros factores que más valoran los empleados para que haya un buen ambiente de trabajo son la pertenencia al equipo y la comunicación abierta y honesta, por encima de valores más individuales como puede ser el reconocimiento al trabajo propio.

Aumentar el valor añadido de la empresa frente a la competencia. Consigue un plus de imagen y de reconocimiento, lo que, además, redunda en un mejor y mayor acceso a las grandes cuentas privadas y públicas. Esto es así porque las grandes empresas y la Administración cada vez tienen más arraigada la exigencia de contar con una cartera de proveedores a su vez socialmente responsables. Esto se refleja claramente en la mayor prevalencia de políticas de RSE entre las pymes proveedoras (B2B) que entre aquellas que se dirigen al consumidor final (B2C). Un tirón de orejas para los consumidores finales y su poca concienciación como consumidor ético y responsable.

Qué hacen las pequeñas y medianas

Las acciones de responsabilidad social corporativa que llevan a cabo las pymes españolas hace que, en líneas generales, podamos considerarlas:

Ecológicas: La preocupación por el medio ambiente es de las pocas áreas en las que en lugar de bajar, la responsabilidad de las pymes ha ido en aumento y especialmente entre las pymes españolas. El 10% de las pymes españolas ha mejorado su eficiencia energética en los dos últimos años y el 54% cuenta con un trabajador medioambiental (que se encarga de gestionar todo lo referente a la calidad ambiental de la empresa).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otros datos de interés son los siguientes: el 98% de las pymes españolas ha adoptado al menos una medida de eficiencia energética, 5 puntos porcentuales más que la media europea. Entre las medidas que han adoptado destacan el ahorro de energía y materiales (que lo están haciendo el 91%, frente al 67 y 59% de la media europea) seguido de la disminución de los residuos (uno 85% frente al 67% europeo) y el reciclaje y el ahorro de agua donde superamos en más de 35 puntos porcentajes a las europeas, con un 78% frente al 51% comunitario en ambos casos.

Conciliadoras. Este apartado engloba todas las políticas relacionadas con el empleado: medidas de conciliación, teletrabajo, flexibilidad, promoción, formación, prevención de riesgos, buen ambiente… La responsabilidad hacia el trabajador es una de las grandes bazas de la pyme. Suelen ser empresas muy flexibles, porque conocen muy bien la realidad de cada uno de sus empleados. “El gran reto de la pyme es formalizar algunos aspectos, cambiar el planteamiento para que lo que hace de forma casual se sistematice. Y esto no exige destinar más fondos de los que destina habitualmente, sino aprovechar la mayor cercanía en determinados temas para hacerlo oficial”, reconoce la experta María Sánchez Arjona, quien añade: “Se ha desarrollado mucho la preocupación por retener el talento y motivarlo para incrementar la productividad. Se le empieza a mirar como socio estratégico”, concluye. González lo resume así: “si tienes a tu equipo motivado y con buenas condiciones laborales va a ser más productivo y va a tener más orgullo de pertenencia, lo que redunda en beneficio de todos los grupos de interés.”.

Y locales. Con la crisis, la acción social de las pymes se ha ido acercando hacia el entorno local más próximo con iniciativas más vinculadas al primer mundo, como los bancos de alimentos, Cáritas o Cruz Roja, “para generar el mayor impacto en la sociedad en la que se desempeña la actividad. Con motivo de la crisis, los retos locales han aflorado y cada vez más se ven modelos de trabajo colaborativo entre empresas, ONG y administraciones para conseguir impacto”, explica Herrero. Esta colaboración se realiza sobre todo a través del voluntariado que se está extendiendo entre las pymes: “tienen pequeñas ONG con las que colaboran y tratan de involucrar a sus empleados”, señala Sánchez Arjona, aunque a diferencia de las grandes, el voluntariado se suele reservar a días no laborables.

TAMBIÉN TE INTERESA:

15 técnicas eficaces para atraer a tus primeros clientes

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión