Un préstamo hipotecario para comprar un local

Un buen plan de negocio, un proyecto bien enfocado, la experiencia de la emprendedora con otros proyectos y la capacidad para conseguir apoyos de amigos han sido las claves para que una mujer de 64 años, sin propiedades en España para utilizar de aval (las tiene en Venezuela), haya obtenido un préstamo hipotecario por 280.000 euros de Laboral Kutxa para comprar un local.

“Para montar el negocio hotelero, necesitábamos dos locales, uno lo hemos comprado y el otro alquilado con opción a compra a los ocho años. Cuando fui al banco me dijeron que pasara el proyecto por Gaztenpresa, que me ayudó con el plan de viabilidad. Y los números daban. De hecho, llevamos cuatro meses abiertos y ha sido rentable desde el segundo mes”, explica Coro Ruiz Amibilia, una de las socias fundadoras.

En la concesión de la hipoteca ha influido mucho la capacidad para recudir los costes iniciales del proyecto. “Una cosa es lo que necesitábamos de entrada y otra lo que finalmente hemos necesitado. Hemos reducido en un 30% el costo inicial, al hacerlo todo nosotros y buscar alternativas en la decoración. Yo me dedicaba a hacer proyectos en Venezuela y mis hijos, que trabajan conmigo en el hotel, han puesto uno la decoración y el otro toda la instalación informática, la domótica”, añade.

También ha influido la implicación de los amigos (socios) en el proyecto. En total, en el hotel se han invertido 700.000 euros. 420.000 de los tres socios y 280.000 del banco. “El banco me dijo que le había gustado el proyecto desde el primer día. Y también ha influido que veían que entraba dinero, que los socios se comprometían. Y mi experiencia en montar oficinas para grandes empresas internacionales. Para Bristish Petroleum monté seis mil metros de oficinas, no me daba miedo montar 400 para el hotel”, añade.

Su consejo

“Para una operación de este tipo es fundamental pedir una tasación inicial del local. Conseguimos rebajar el precio en 50.000 euros. Y luego al firmar definitivamente la hipoteca, como habían pasado tres meses, se hizo una segunda tasación. Conseguimos más dinero porque el local, una vez casi terminado, se tasó por más cantidad. Tasaron en ciento y pico mil euros más y nos dieron 80.000 euros más de lo que inicialmente podían dar”.

Volver al Dossier

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión