Fondos privados y subvenciones sin avales

Viwom es una plataforma que permite incrustar vídeos en las campañas de email. De forma muy sencilla y rápida. Una necesidad que detectaron al intentar hacer una campaña con vídeos desde la empresa en la que este emprendedor era director general y vieron que no había productos de este tipo en el mercado. 

Esta empresa es un buen ejemplo de cómo pidiendo pequeñas cantidades a los bancos se puede conseguir poco a poco el montante global necesario. La empresa lleva apenas seis meses en el mercado. Y han conseguido financiación de varias entidades: “Primero del Fondo de Obra Social de Ibercaja (30.000 euros), el único aval fue el proyecto y nuestra presentación en el banco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al conseguir esta, nos concedieron otra en Banco Popular, gracias a un convenio que tenía ADER e Iberaval con ellos (40.000 euros); Iberaval avaló la operación sin pedirnos garantías personales. Después, otra entidad privada nos concedió otros 30.000 euros. Por último, hemos recibido una subvención por I+D de ADER (77.000 euros) a fondo perdido. Ya tenemos 217.000 euros, nos faltan otros 250.000 por cerrar. 100.000 euros ya los tenemos apalabrados con dos inversores. Y sin más aval que el proyecto”, explica Ramón Anadón, CEO y fundador de la empresa.

¿Cómo han conseguido financiación sin avales?

“Un argumento de peso ha sido que dejé mi puesto fijo de director general en una empresa que vende en 17 países. Es algo que han valorado mucho porque estuve desde los comienzos y ya hemos demostrado que podemos sacar adelante un proyecto. Implicación en el proyecto y una experiencia detrás. Para convencer a un banco con un proyecto de tecnología, hay que tener mucha capacidad de defender el proyecto. Si lo pasan directamente a riesgos, tienes un no”, asegura Ramón Anadón.

“En los bancos te debes vender tú. Decirle, yo pido esto porque va a funcionar y porque soy capaz de devolverle el dinero. Y para levantar capital con un business angel igual. Al final es vender confianza”.
“Hemos valorado también pedir un Enisa, que es muy interesante. Pero estamos esperando a la entrada de business angels para solicitar una línea de financiación mayor. Queremos conseguir 300.000 euros y, para eso, tenemos que aportar un 50% del volumen solicitado”.

Su consejo

“Si necesitas 100.000 no lo pidas todo al mismo banco. El truco está en conocer cuál es el límite que puede conceder el director de la oficina sin tener que enviar la petición a riesgos. Pide esa cantidad y, una vez que te la hayan concecido, te resultará más fácil conseguir financiación de otro banco”.

Volver al Dossier

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión