Egobalancers

El hedonismo marca esta tendencia de consumo. Cada vez hay más consumidores que buscan el bienestar, el lujo y el placer a la carta. A partir de aquí, se conforman distintos subtipos de consumidores:

‘Dietaddicts’

Personas que adoptan regímenes especiales bien por necesidades reales o simplemente por puro gusto: desde los vegetarianos, veganos, los crudiveganos, los singluten, los macrobióticos o los ovolactovegetarianos hasta los adictos a las dietas adelgazantes.

Los ‘gourmet’

Es un tipo de consumidor que va más allá de lo meramente gastronómico: siente pasión por la familia, los productos de calidad y exquisitos, los ambientes temáticos y las experiencias. Esta pasión se ha contagiado también a los más pequeños, los chiquigourmets, un cliente muy interesante para accesorios de cocina, cursos de repostería, libros, aplicaciones y juegos temáticos para tablets…

Los sibaritas

Nielsen adjudica esta categoría a aquellos consumidores para los que la calidad es un valor seguro. “Es un grupo que no quiere renunciar “a darse un capricho” (porque yo lo valgo); se fija, sobre todo, en nuevos formatos muy atractivos y no dudan en pagar más si consideran que ganan en calidad”.

Los ‘luxuryness’

El lujo se está extendiendo como categoría en sí, hasta el punto de que el informe Lens on the Worldwide Luxury Consumer, de Bain & Company, se atreve a establecer siete categorías de consumidores del lujo: los omnívoros (mujeres que están empezando a conocer el lujo y no son fieles a ninguna marca); el conocedor (reconocen las diferencias entre las marcas y saben lo que compran); el inversor (buscan artículos de alta calidad); el hedonista (compra por exhibicionismo, infiel y caprichoso); el conservador (busca valores seguros sobre todo en joyería y relojería); el desilusionado; y, por último, los wannabes (los quiero y no puedo, buscan las categorías más accesibles).

Los élite

Si tenemos en cuenta que el 1% de la población mundial tiene el 50% de la riqueza y que el 20% consume el 80% de los recursos existentes, está claro que hay un perfil elitista que busca diferenciarse mediante la exclusividad extrema. “Dispone de mucho dinero para gastar y consume lujo y servicios premium”, concluye Bernués.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión