La atracción bursátil

Los mercados bursátiles seguirán despertando el interés de los inversores en 2015. En Estados Unidos, por las previsiones del fortalecimiento del liderazgo norteamericano. En Europa, por la promesa de compra de deuda del BCE que podría mejorar el potencial de las bolsas europeas un 10%.

RENTA VARIABLE: Las mejores opciones de inversión para este año

La bolsa no sólo parece la mejor apuesta para el 2015. Se diría que, junto con el inmobiliario y la renta fija de periféricos europeos y emergentes, son el instrumento de obligada utilización este año. La idea es que suban un poco por debajo del nivel del 2014, pero lo suficiente como para que sean muy atractivas.

“Crecerán un solo dígito elevado, impulsadas por los dividendos y el crecimiento moderado de los beneficios” asegura Henning Gebhardt, responsable global de Renta Variable de Deutsche AWM. Fusté, de Andbank, explica que en términos fundamentales “las bolsas tienen un recorrido del 3% al 6% en Estados Unidos, del 5% en la Eurozona y del 7% u 8% en España”. Podrían muy bien pasar ese nivel, impulsadas por alguna racha de optimismo. “Pero, en ese caso, deberíamos vender”, advierte Fusté.

El faro estadounidense
Los analistas llevan años diciendo que las bolsas de EE UU están sobrecompradas y sobrevaloradas. Pero, siguen subiendo. El año pasado, hasta principios de diciembre, el Dow Jones subió el 8%, el S&P; el 12% y el Nasdaq el 15%. Y, las europeas, la mitad o menos. El DAX el 5,7%, el CAC el 3,3% y el Ibex el 7,5%. Así que, caras o no, las bolsas de EE UU siguen interesantes.

Para Gebhardt, los mercados bursátiles “ofrecen algunas posibilidades a los inversores europeos debido a la fortaleza económica de la economía norteamericana y la prevista subida del dólar”. Se espera que el billete verde crezca con fuerza este año, fortalecido por el liderazgo norteamericano en términos de crecimiento y por el aumento de los resultados empresariales. Dominic Rossi, director de inversiones de Renta Variable de Fidelity Worldwide Investment, opina, además, que ”el mercado alcista de EE UU se prolongará al menos hasta las elecciones presidenciales del 2016”.

Esperando la recuperación
De este lado, la impresión generalizada es que, a trancas y barrancas, la Unión Europea irá saliendo del atolladero y empezará a crecer con cierta firmeza en los próximos dos o tres trimestres. Si, además, el BCE cumple con sus promesas de comprar deuda y otros activos en cantidades suficientes, no habría dudas sobre una escalada firme de los índices bursátiles. “Si el BCE pone en marcha sus programas de compra, las bolsas europeas mejorarían su potencial en un 10%”, apunta Pingarrón, de IG Markets.

La idea de que la recuperación está ahí, el BCE va a inyectar dinero y las bolsas europeas están muy penalizadas explica que la mayor parte de los analistas aconsejen entrar en renta variable europea. Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM, se decanta por Europa, y sobre todo por Alemania, “con salarios en aumento, paro en descenso, una demanda interna en progresión y unas exportaciones que suponen casi el 50% del PIB”.

Divergencias en los emergentes
Los menos conservadores tendrán otra oportunidad en la renta variable de varios países emergentes, donde es habitual entrar a través de fondos. Sólo que ahora, y al contrario de lo que ocurrió hace unos años, hay que ser selectivo.

“Hay países como Rusia, Brasil o Sudáfrica, que no interesan, ya que están muy cerca de la recesión e incluso de la estanflación” advierte Luca Paolini. ”Sin embargo, otros como India, México y Filipinas se están mostrando muy fuertes y es previsible que así sigan”. Asia es la gran preferida de todos los analistas. Fusté, de Andbank afirma que “es la región donde vemos las mayores revalorizaciones potenciales, del 14% para China y del 13,3% para el conjunto de la zona”.

John Ford, director de inversiones de Asia Pacífico de Fidelity, apunta que en esta región “se están produciendo numerosos cambios en el plano político y macroeconómico que probablemente sigan dando impulso a los mercados locales en el medio plazo”.

Otros discuten lo de Japón, que, como se dice en el deporte, es duda por lo sucedido recientemente. “Pero, a nosotros nos gusta Japón” apunta Paolini, “porque su PIB va a crecer, aunque moderadamente, y sus empresas, multinacionales tienen unas expectativas de crecimiento de beneficios del 13%, frente al 10% de las estadounidenses”.

Más dudas genera la renta variable de Latinoamérica. Brasil no gusta a nadie. En cambio, México y Chile son consideradas compra segura. En XTB apuestan por estos dos países. Y en Andbank le dan a la bolsa mexicana un potencial de revalorización del 11,4% para este año. Otro factor a tener en cuenta a la hora de invertir en los emergentes es que muchos de estos países tienen sus divisas infravaloradas. Ello hace que a las ganancias bursátiles puras se puedan añadir las ganancias por divisas. Luca Paolini añade que estas divisas “están a su nivel más barato en 20 años”.

Sectores al alza
Si, además de invertir en esos mercados queremos centrarnos en sectores determinados, en Europa habría que apostar, afirma Urones, de XTB, “por la banca, que empezará en breve a hacer su negocio habitual, prestar dinero, lo que le posibilitará márgenes más altos que la compra de deuda”. También habrá más construcción de vivienda, terciario, centros comerciales… esto enlaza con el inmobiliario, otro sector a tener en cuenta. Y en Morningstar, Fernando Luque se decanta por la energía.

España: la bolsa con más recorrido

España sería, junto con Italia, la bolsa con más recorrido. “Creemos que hay que apostar por las bolsas periféricas, la española y la italiana, en parte porque son las que han sufrido más, pero también porque se van a beneficiar de la mayor confianza de consumidores e inversores, el aumento de la producción industrial y el mayor crecimiento del PIB,” afirma Urones (XTB). Pingarrón (IG Markets) dice que “en un escenario alcista, con las bolsas europeas hacía arriba, el IBEX es la que más subirá. Ya ocurrió en el 2014”. Fusté (Andbank) le da al IBEX “un crecimiento en fundamentales del 8% este año debido a que las empresas del índice expandirán sus ventas y aumentarán sus márgenes desde el actual 4,3% al 5,2%”.

¿Por qué suben los márgenes? En opinión de Fusté, “porque los costes financieros han bajado y la tasa de paro sigue siendo lo bastante alta para que las empresas continúen controlando sus costes laborales. “El que la banca española esté saneada y que España haya realizado parcialmente las reformas necesarias, hace que se haya convertido en un país cada vez más interesante para invertir” apunta Miguel Ángel Bernal, coordinador en el IEB (Instituto de Estudios Bursátiles). Fernando Luque, director general de Morningstar, cita otra razón: que la compra de bonos y activos del BCE “beneficiará, sin duda, mucho más a los países mediterráneos que a los del norte”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas