Como si no existieran

Las materias primas han pasado de un mercado marcado por la oferta a otro comandado por la demanda. En 2015 habrá abundancia de minerales y petróleo, por tanto, los precios seguirán bajando. ¿El consejo de los expertos? Hasta que no haya un repunte al alza, es mejor quedarse fuera.

MATERIAS PRIMAS Mejor esperar a un repunte al alza de los precios

Las materias primas, que llevan unos años de capa caída, siguen sin ser interesantes. “Hay que evitar las commodities, sobre todo, minerales y metales”, advierte Alex Fusté, de Andbank. Básicamente porque, al contrario de lo que piensa el vulgo, nunca ha habido tanto cobre, estaño, hierro o lo que sea disponible.

Para este experto, todos los macroproyectos de inversión minera iniciados en 2007 y 2008, antes de la crisis, como los de Mongolia, Las bambas o Toromocho, en Perú, y Mina Escondida, en Chile, y que tenían sentido con los precios de entonces, empezarán ahora a entrar en funcionamiento. “Este hecho producirá un fuerte aumento de capacidad (hasta un 100%) y una auténtica inundación de nuevo producto en el mercado. Con los precios deprimidos, estos no harán más que bajar”, añade.

Hay que mantenerse, pues, al margen de esa auténtica burbuja mineral. Además, prosigue Fusté, porque “la relajación en los ritmos de crecimiento de China no es coyuntural, sino estructural. La industria pesada, que antes crecía al 20%, ahora lo hace al 8%, y nadie ve que vuelva a esos niveles”. Y aquí no hay que olvidar la responsabilidad del dólar: a una divisa estadounidense más alta, precios de commodities más bajos. “El problema “es que, cuando la divisa de reserva del mundo se revaloriza, se deprecian otros activos y especialmente las materias primas”, apunta Dominic Rossi, de Fidelity Worldwide Investment.

Petróleo: Estos precios son una tentación
Curiosamente, los bajos precios del crudo, que en el caso de las materias primas, son el argumento para quedarse fuera, aquí son vistos por algunos analistas como una oportunidad para entrar.

Según Fusté, “el West Texas a 63 dólares y el Brent a 66 (principios de noviembre) son una oportunidad para comprar (a través de fondos temáticos de petróleo o acciones de petroleras). Puede seguir cayendo más en próximas semanas, pero, al final, tendrá que rebotar”. ¿Paradójico? Quizá. Pero Fusté afirma que, a estos precios, “muchos productores paralizarán la producción simplemente porque no les salen las cuentas. El coste de la producción a alta profundidad o en el fracking están cerca o por encima de esos valores”.

En su opinión, el rango de precios para que el crudo sea rentable para todos estos nuevos productores está entre los 80 y los 100 dólares. De ahí que, afirme, “sea una compra clara a los precios actuales”. Javier Urones, de XTB, no lo tiene tan claro y señala que hay que tener cautela “pues los precios van a seguir bajos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas