Consejos legales para vender a otros países por internet

Una buena política de ventas puede verse perjudicada por el desconocimiento de las normas legales y fiscales de cada país. Ten en cuenta los siguientes puntos.

Comercio intracomunitario.

Los empresarios que operan dentro de Europa y para Europa, deben trabajar como operadores intracomunitarios desde el punto de vista fiscal. Además, han de conocer cuáles son sus obligaciones de tributación de cara las ventas realizadas a clientes de estados de fuera de la UE.

Atención al IVA.

Hemos de tener en cuenta que las transacciones que se realicen con clientes de otros estados no pertenecientes a la UE no estarán sujetas al IVA.

Protección de datos.

La protección de datos de carácter personal y la intimidad no cuenta a nivel internacional con una regulación que atienda a unos mismos criterios. Las grandes compañías que operan en diferentes estados pueden encontrarse que dos sedes idénticas y que realicen el mismo tipo de tratamiento de datos, estén sujetas a diferente legislación. No obstante, todo dato personal tratado en territorio nacional ha de ser sometido a la normativa española como si fuera de una persona española.

Proteger nuestra imagen.

Toda empresa que ofrece directamente sus productos y servicios en otros estados debe proteger su imagen en dichos países. Debemos registrar todos los nombres de dominio de la empresa, tanto los 'Country Code top-level Domain' (ccTLD), como los 'Top Level Domain' (TLD), así como las marcas y nombres comerciales con los que vayamos a operar. Es importante prestar especial atención a la protección de las marcas en los sistemas publicitarios de los buscadores, dado que en los últimos tiempos se están detectando usos no autorizados de marcas comerciales para lograr mejor posicionamiento y, por tanto, mayor número de clientes potenciales.

Problemas en las aduanas.

Las tasas a pagar a la entrada de los países pueden suponer una limitación. Hay que conocer al detalle estos aspectos en todos los países a los que se vende, ya que el coste añadido recaerá sobre el cliente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo