Hacer negocios con la cultura

Entrarás en un sector antipático para las entidades financieras y marginado por las ayudas públicas, pero si la cultura es tu pasión seguro que vas a triunfar.

Las industrias culturales representan el 3,5% del Producto Interior Bruto de España y generan 480.000 puestos de trabajo. El número de empresas culturales en 2015 supera a las 108.500, equivalente al 3,4% del total de empresas de España. Los datos fueron revelados en el transcurso de una jornada informativa el pasado mes de marzo que organizaba el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Incyde. En esta se repasaron todos los instrumentos de financiación públicos y privados, nacionales e internacionales y aunque hubo quien estimó todos insuficientes, también se puso de manifiesto la necesidad de un enfoque más empresarial de la industria cultural.

Su arte va por delante de la cuenta de resultados. Conceptos como coste de oportunidad, punto de equilibrio, margen de contribución, fondo de maniobra, política de circulante, política de precios... se subordinan a sus objetivos artísticos. Y, sin embargo, su negocio –aunque sean autónomos– tiene que conocer los tiempos de pago y cuánto dinero tienen que tener en caja para... poder dedicarse a su arte y vivir de él.

Estos son algunos de los consejos que esgrimen quienes lo han conseguido:

No son negocios a corto

Uno de los inconvenientes con los que se suele encontrar cualquier iniciativa empresarial es cómo materializar una idea y convertirla en un negocio viable. ¿Cómo lograrlo en el mundo de la cultura? “La calidad, como el valor, ya se supone”. Esta afirmación la pronunciaba el administrador de una pequeña editorial barcelonesa. Otro consejo: No esperes resultados antes de tres años. “No entiendo a quien empieza un negocio y al cabo de un año cierra por falta de rentabilidad. En tu primer año, no busques ganar dinero”.

Investigar y formarte

Pero ¿qué hacer desde un punto de vista empresarial en las épocas de bonanza? “Opté por investigar y formarme para realizar espectáculos en los que no tenga que depender de tanto personal”. La decisión vital de José Diego Ramírez, al frente de A la Sombrita, favoreció que formara una estructura de supervivencia, a la vez que buscaba otras fórmulas para crear espectáculos de teatro de sombras económicamente más viables. Su trayectoria parece haber ido un poco a contracorriente. “Cuando la economía iba sola, yo estaba en crisis”. En la actualidad, Ramírez matiza que la crisis ha permitido que “nos colemos en programaciones que antes estaban colapsadas por grandes producciones. Nuestro formato de solista ha hecho que nos adaptemos a presupuestos más modestos”. Como secreto para triunfar en el ámbito cultural, habla de algo tan intangible como el amor o la pasión, aderezados con disciplina, formación y respeto al público.

Buscar tu posicionamiento

Si no puedes abarcarlo todo, tal vez convenga detenerse para analizar un posible nicho y hacerte con él. En la tienda de Vintage Music, en el barrio de Gracia de Barcelona, todo huele a rancio. En el sentido bueno de la palabra. Se amontonan discos de vinilo, CD restaurados y objetos de diseño con sabor antiguo. Roberto Valcárcel señalaba que la intención de la decoración es “generar un entorno y un showroom. Cuando explica las funciones de su trabajo, Valcárcel alude a una tarea mágica. Considera que “más importante que ganar dinero de forma fácil y rápida, lo esencial es posicionar la marca. Tú marca”.

¿Y si pido una subvención?

En este punto las opiniones no son coincidentes salvo en catalogar los trámites de lentos y farragosos. Así, el editor aseguraba no confiar en este tipo de sistema y por ello nunca lo ha utilizado. “El tiempo que se pierde en pedir una subvención,prefiero invertirlo trabajando. Si quieres algo, gánatelo”, sentencia.

José Diego Ramírez sí ha conseguido acceder los dos últimos años a sendas ayudas tras incluir su espectáculo en una gira nacional. No obstante, siempre ha sido de la opinión de que “las mayores dificultades de nuestro sector se centran en la exhibición y en la captación de públicos.

Pilar de Yzaguirre, fundadora de Ysarca, compañía dedicada a la importación y exportación de espectáculos de danza, música y teatro, afirma que las subvenciones funcionan en el ámbito interno. En este sentido la compañía recibió una ayuda del Ministerio de Cultura en una coproducción de La Celestina.

Saber reinventarse

Adaptarse a las tendencias del mercado y ofrecer lo que te pide es otra de las recomendaciones que hacen estos expertos. Así José Diego Ramírez, ha sabido reinventarse diversificando la oferta empresarial. Entre sus recientes aciertos está la apertura del Centro Rural de Artes Interpretativas, en una pequeña localidad cordobesa que no solamente ofrece como espacio de trabajo a otras compañías sino que también lo ha abierto a actividades escolares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión