¿Contratarías un empleado por cero horas?

Las plataformas de consumo colaborativo crean empleos sin horarios ni salarios fijos. Un modelo que podría trasladarse a la economía tradicional y que ya existe en Reino Unido.

Amazon acaba de anunciar que quiere utilizar particulares como repartidores. Busca nuevas formas de reducir los costes de logística y los tiempos de entrega. Y para conseguirlo está recurriendo continuamente a fórmulas atípicas. Desde el reparto en bicicleta o con conductores de la plataforma Uber a los profesionales independientes que viajen en metro que propone ahora. Para implantar esta última idea está desarrollando una aplicación móvil que se llama On My Way en la que los particulares repartirán pedidos a cambio de una comisión. Sin compromisos de horarios ni salarios mínimos.

Una propuesta que está en la línea del tipo de relación que mantienen los colaboradores de plataformas P2P como Uber, Airbnb o Bla Bla Car y que están creando una legión de personas disponibles en cualquier momento y lugar, sin una relación contractual real. La propia Amazon, de hecho, ya practica esta nueva modalidad de empleabilidad en su plataforma Mechanical Turk, un P2P de trabajos informáticos.

¿Microemprendedores?

Algunos lo pueden ver como el trabajo ideal. Cada uno presta sus servicios cuando quiere. Pero se pueden estar sentando las bases para un mercado laboral más flexible del que han soñado los empresarios tradicionales: empleo sin contratos. El modelo ya existe en Reino Unido fuera de la economía colaborativa. Entre octubre y diciembre de 2014, casi 700.000 británicos fueron empleados bajo la modalidad del contrato de cero horas (el 2,3% de los trabajadores del país), que obligan al trabajador a estar disponible cuando la empresa lo llama sin una garantía de salario mínimo ni de un número de horas determinadas al mes.

Se crearon con el objetivo de flexibilizar el mercado laboral y dar acceso a él a estudiantes y otros grupos de trabajadores que buscasen un trabajo a tiempo parcial. Y las empresas que hacen uso de ellos no son precisamente startups que siguen el modelo P2P. La cadena McDonald´s utiliza esta fórmula de contratación para el 90% de sus empleados británicos. Deben estar disponibles las 24 horas del día y, si no acuden cuando les llaman, prescinden de ellos.

El modelo ha generado mucha polémica en Reino Unido. Tanto como los minijobs de Alemania, con contratos máximos de 15 horas semanales y salarios de 400 euros. Son trabajos que sólo sirven para conseguir algún ingreso extra y que, en algunos casos, no permiten compatibilizarlos con otros empleos.

Una tendencia global

En Estados Unidos, el país en el que más extendida está la fórmula del trabajo a comisiones (un estudio asegura que hay 53 millones de empleados a porcentaje, el 34% de la población activa) ya se han llevado a los tribunales a empresas como FedEx, por exigir condiciones propias de un empleador (como llevar un uniforme de empresa, conducir sus camiones y seguir unas normas establecidas por ellos) a profesionales que trabajan como autónomos.

¿Puedes ser estos nuevos modelos de negocio, y no el FMI y las patronales tradicionales, los que consigan acabar, de verdad, con el compromiso tradicional empresa-empleado?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión