Cómo te afecta el sistema de Liquidación Directa

En septiembre entra en vigor el nuevo sistema de Liquidación Directa de la Seguridad Social, que sincroniza los datos de cotización de tus trabajadores con la Tesorería. ¿Cómo te puede afectar?

Con el nuevo sistema de Liquidación Directa, la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) adopta un papel activo, tanto en el proceso de recaudación como en el cálculo de las cotizaciones (los datos de la Seguridad Social estarán completamente sincronizados con los de las empresas y sus trabajadores y se cotejarán con los del Servicio Público de Empleo, las mutuas y el Instituto Nacional de la Seguridad Social). El objetivo es simplificar trámites y minimizar errores, pero exige una preparación inicial por parte de la empresa.

Primero, la Seguridad Social te solicitará un perfil de cotización del trabajador en el que debes incluir las bonificaciones, exenciones, reducciones, etc. de tus empleados. Esta información será validada por la TGSS y, una vez que entre en funcionamiento la Liquidación Directa, “es previsible que la empresa pierda parte de su control sobre la información que interviene en el cálculo de las cuotas a ingresar”, explica Susana Torres, de Alma Consulting Group, que apunta los principales puntos que debes revisar para optimizar tus costes laborales. Son estos:

1. Bonificaciones y otras ayudas a la contratación. Asegúrate de que has tenido en cuenta todos los beneficios e incentivos a la contratación que existen a nivel nacional y regional. Debes tener en cuenta que si no has hecho uso de las bonificaciones existentes para un trabajador según su tipo de contrato, transcurrido un cierto tiempo el derecho a las mismas desparecerá de su IDC (informe de datos para la cotización).

2. Cotizaciones por accidente de trabajo y enfermedad profesional. Es importante que encuadres correctamente a tus trabajadores en base a las funciones que realmente desempeñan y que esta información coincida con la declarada en el registro de Afiliación de la Tesorería. Recuerda que el tipo de cotización a pagar depende tanto de la actividad económica de la empresa como de las del trabajador.

3. Diagnóstico de las ITS. Revisa bien los procesos de Incapacidad Temporal para detectar posibles incidencias en la gestión interna y con terceros, además de para asegurarte de que se han aplicado las correspondientes deducciones en los Seguros Sociales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión