5 inconvenientes de contratar freelance en plataformas internacionales

Las ventajas de contratar un profesional freelance para un proyecto puntual ya los conoces, pero ¿y los inconvenientes?

Muchas se procuran un socio tecnológico, pero otras startups subcontratan los servicios y lo hacen a través de plataformas internacionales que aglutinan a freelancers de todas las nacionalidades. Abaratas costes con buenos profesionales y aceleras procesos, pero deberías tener en cuenta los inconvenientes. Básicamente para poner medidas para evitarlos.

Se contratan traductores, diseñadores de páginas web, programadores, desarrolladores de aplicaciones móviles, dibujantes, redactores, publicistas, community…y a cada país le corresponde una especialidad. Hindúes, filipinos y vietnamitas, por ejemplo, tienen fama de ser buenos en informática, aunque en comunicación son más recomendables los filipinos. Para los diseños suelen ser preferibles los países de la Europa del Este, considerando especialmente creativos a los rusos, búlgaros y rumanos porque se ajustan más a los gustos occidentales. A veces ni siquiera es el mismo profesional quien ejecuta todo el proceso pudiendo encargar el diseño de una web en Rusia y la introducción de los códigos para que funcione en la India.

Mientras, el contratante va supervisando todo el proceso vía online por donde rectifica o aprueba el trabajo. Cuanto más claras tenga las ideas y más acote las indicaciones, más económico le saldrá, teniendo en cuenta que la mayoría de los servicios se pagan por horas aunque hay quien ofrece también la opción de pagar por proyecto.

Una relación P2P

La oportunidad es recíproca en lo que algunos considerar un negocio entre iguales (P2P). El profesional convierte sus servicios en una oferta comercial, sin restricciones de horario o frontera, y el contratante accede a servicios de calidad sin grandes ataduras contractuales. Se evitan, además, incómodos regateos cara a cara, dado que los precios suelen cerrarse por el chat que incluye la plataforma.

Un procedimiento rápido, cómodo y económico para ganarte el servicio de grandes profesionales. Entonces ¿cuáles son los inconvenientes?

1. No todos los freelance son buenos (por muy barato que te resulte). La mayoría de estas plataformas disponen de un sistema que permite a los usuarios emitir evaluaciones críticas sobre el servicio recibido por un determinado profesional. A veces les puntúan con estrellas, hasta un máximo de cinco, pero es más fiable leer los review. El inconveniente es que estos profesionales cuidan mucho su reputación online lo que puede derivar en pactos ocultos entre los interesados.

Federico Travella, CEO de Novicap y anterior director ejecutivo de Rocket Internet, donde se ocupaba del proceso de selección y contratación de personal, recomienda a quienes se han decidido por esta vía “contratar mejor a freelancers que han llegado a ti tras recomendaciones”, conectar con varios y hacerles entrevistas de “referencia” para verificar su estilo de trabajo y calidad y “tener una persona dentro de tu empresa responsable de llevar el proyecto de contratación externa”.

2. Diferencias idiomáticas. Aunque todos suelen expresarse en inglés, muchos no lo hacen correctamente dando lugar a malentendidos que pueden dilatar los plazos de ejecución. “Lo que yo hago-dice Alberto Mera, impulsor de la startup Reporteros y tú- no es sólo buscar frases concisas sino también hacer que ellos me repitan lo que he dicho. Es la mejor manera de asegurarte de que han entendido el encargo, porque lo normal es que contesten Yes, Sir a todo”.

Más allá de las confusiones idiomáticas, tampoco es fácil trasmitir a un freelance “la cultura corporativa de la empresa al no participar en la dinámica de equipo y no estar presente en el día a día”, observa Federico Travella.

3. No eres el único: eres un jefe más para ellos. Lo normal es que estos profesionales compaginen varios proyectos a la vez y, aunque en muchas plataformas aparezca reflejado el número de encargos que lleva en ese momento, tú, que desconoces totalmente el tiempo y las complicaciones que puede llevarle tu encargo (por eso has recurrido a él) y menos el que han solicitado los demás, terminas adaptándote a sus tiempos. Alberto Mera, apoyado en su experiencia, estima que es el doble de tiempo del que se comprometen al principio, “los plazos suelen ser orientativos”, dice. Tampoco esperes ganarte su complicidad en tu proyecto ni pretendas inculcarle una visión de equipo, factores que Travella considera fundamentales en una empresa, pero en la que ese profesional aterriza más con mentalidad de mercenario.

4. Pagas antes de ver el trabajo. Muchas de las plataformas utilizan un procedimiento de pago escrow (en depósito) conforme al cual el contratante adelanta la cantidad acordada a la plataforma y esta retiene la suma hasta el que aquel emite el visto bueno por el servicio recibido. El sistema suele dar tranquilidad a quien contrata porque se asegura un servicio, una calidad y tiene la garantía de que no va a perder su dinero, pero a veces degenera en litigio entre las partes y, aunque sea de poca monta y muchas plataformas dispongan de una solución de arbitraje, no deja de ser algo engorroso.

5. No hay mantenimiento. Una vez concluido y cobrado el encargo, el profesional desaparece. Puede ocurrir, sin embargo, que con el paso del tiempo surjan problemas, muchas veces del tipo “se ha caído el sistema”. No siempre son atribuibles a negligencia o falta de calidad del servicio sino que pueden obedecer a otros factores que, como sigues desconociendo, te ves obligado a pedir de nuevo auxilio al mismo u otro profesional y ahora con urgencia porque tu negocio está parado y eso tiene un coste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión