Ventajas de la formación on line para las pymes

La formación on line consigue saltar las barreras que a veces supone la presencial.

“Para las pymes, resuelve muchos problemas de acceso a la formación. De otra forma, muchas no tendrían esa posibilidad”, asegura Francisco Sánchez Osorio. Las principales dificultades que superan los cursos on line son:

  • Coste. “La formación e-learning es más barata: se ahorran los costes de la formación presencial”, afirma el profesor Íñigo Babot, de la Universidad Ramón Llul. Más allá del precio del curso, el ahorro de tiempo en traslados al lugar de formación también se traduce en menos horas de trabajo perdidas.
  • Tiempo. “El e-learning es muy flexible. No obliga a sujetarse a horarios fijos”, explica Babot. Una ventaja para las pymes, donde, como recuerda Sánchez Osorio, “normalmente, la jornada es larga y hay menos momentos de baja actividad, pero los hay”.
  • Dispersión. “En España hay seis pymes por cada kilómetro cuadrado. Eso hace que en algunos núcleos pequeños de población haya pocos alumnos potenciales y, por tanto, menos centros de estudios”, afirma Sánchez Osorio. “Con la formación on line, eso no importa. Además, hay un catálogo de cursos más amplio que el que puede haber en un centro presencial”.
  • Espacio. No en todas las pequeñas empresas hay disponible una sala para impartir la formación presencial, sobre todo en el sector servicios (hostelería, comercio al por menor, talleres…). Pero con sólo tener un PC conectado a Internet, algo que suele estar presente en todas las empresas, ya se puede seguir un curso on line. “Además, el e-learning ofrece la opción de estudiar en casa, en la biblioteca,... y también existe la posibilidad de habilitar aulas en polígonos o centros comerciales para que los empleados acudan en horas valle”, añade Sánchez Osorio.
  • Movilidad de los empleados. En sectores como el de transportes o en puestos como los de los comerciales, resulta muy difícil ofrecer formación a los empleados. “La modalidad on line permite enviarles los contenidos a su PDA o Blackberry en forma de píldoras: un concepto cada día, un vídeo, un audio…”, señala Sánchez Osorio. Por ejemplo, la Fundación Tripartita ha puesto en marcha un programa piloto de este tipo para el sector del taxi.
  • Entorno amigable. “Hay muchas maneras de aprender: leer, ver, escuchar…”, recuerda Osorio. La interactividad de los cursos on line puede ser una forma de llegar a empleados cuyo trabajo no está relacionado con una mesa de oficina: probablemente acojan mejor un curso en forma de juego 3D en el que ir pasando pruebas (y adquiriendo conocimientos prácticos), que un curso presencial en el que el profesor explique una lección y ellos tomen apuntes.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Habilidades