Cómo hacer marketing con Pinterest

El valor que aporta a las empresas es la posibilidad de descubrir, a través de fotos, cuáles son los intereses de tu público potencial y generar tráfico a tu web.

Pinterest conecta a las personas a través de intereses en común: aficiones, pasatiempos, valores… Su principal herramienta para iniciar esa conexión son los pines, pequeños marcadores que los usuarios ponen a cosas que les gustan. Otra herramienta es el tablero, que ayuda a recopilar y organizar los pines. Cada tablero cuenta historias.

Conoce los intereses.

Para saber de qué manera puedes llegar a otros usuarios, es importante que visites otros tableros para ver qué le interesa a tu audiencia.

Empieza por los tableros.

La iniciación comienza creando tus propios tableros de intereses. Para hacerlos más atractivos y captar la atención de otros usuarios, utiliza buenas fotos y enfócalos a temas concretos (decoración, viajes, recetas…). Es importante que reflejen los valores que quieres transmitir de tu marca.

Tu botón Pin It.

La red cuenta con este botón, que si lo añades a las páginas de tu sitio, permitirás que los usuarios guarden en Pinterest cosas que les gustan de tu empresa. Ese botón te ayudará a obtener más tráfico de referencia en tu web cuando la gente hace clic en tus pines.

Si quieres profundizar más sobre esta red social, puedes hacerlo en la Guía de Pinterest para empresas (https://business.pinterest.com/es/get-pinterest-business-guide).

Poco dinero, ¿dónde lo invierto?

Si tienes un pequeño presupuesto para invertir, primero, define objetivos: “¿Capturar leads?, ¿aumentar fans?, ¿lanzar un producto? La publicidad en redes funciona, pero tendrás que relativizar coste/resultados, estadísticas, conocer quién es tu cliente y por qué apostar por un anuncio en Facebook o irrumpir en Instagram a una hora concreta un día determinado, por ejemplio. También cómo vas a componer el mensaje y con qué objetivo. Si tu producto es un MBA, posiciónalo en Twitter o Linkedin, más profesionales; si es un lícor con un nuevo sabor, por ejemplo, tu red será Instagram o Facebook, mostrando la chispa del sabor, la autenticidad de tu marca con un vídeo de 15 segundos”, dice Mar de Ojeda, directora general de Emred (www.emred.com).

Imagina un presupuesto de marketing de entre 6.000 y 10.000 euros al año (500 y 800 euros al mes). ¿Dónde y cómo lo inviertes? “Como es austero, ve a lo concreto –dice De Ojeda–. No busques branding sino conversiones. La medida que dirá si funciona es el CPC (coste por clic)”. ¿Y cuánto te puedes gastar por cada clic? “Facebook tiene más millones de usuarios en España y permite segmentar. Acota al máximo: Madrid, hombres y mujeres, edad, intereses. Haz un anuncio patrocinado y un feed de noticias. Unos 300 euros”. En Twitter Ads, “debes ser más cauto con la segmentación –apunta– porque el CPC es más caro. Busca llevar a el target a tu web para regalar algo, fomentarás el conocimiento de tu web y registrarás los contactos. Unos 500 euros”. Y Linkedin, “el CPC sale muy caro. Déjalo como segunda opción y sólo para descargar algunos pdfs o vender algún máster especializado”, señala esta experta.

Para Ignacio Rodés, CEO y fundador de RocketROI (www.rocketroi.com/es), “si como anunciante sólo buscas notoriedad de tu marca, cualquier canal te servirá, ya que medir la notoriedad de marca en pymes siempre es una misión muy difícil”. Este experto recomienda invertir en rendimiento y, como es lógico, cada canal funcionará mejor que otros: “La publicidad en motores de búsqueda es excelente para anunciar productos o servicios clasificables, pero pierden la batalla del rendimiento a favor de las redes sociales cuando se trata de anunciar productos de venta impulsiva o no planificada. Por ejemplo, si tienes una marca de ropa, Google Adwords te podrá traer tráfico de palabras claves genéricas como 'ropa' o de categorías como 'jerseys de cashmere', pero nadie busca 'jersey de cashmere azul con topitos blancos y cuello redondeado'. Por otra parte, las redes sociales, y Facebook, en particular, permiten que muestres una foto de ese mismo jersey a un segmento femenino específico. Y una foto dice más que mil palabras. Mi consejo es: ten claro dónde está tu audiencia, haz el anuncio que tenga más gancho y nunca pagues más de lo que tu ratio de conversión se puede permitir”.

Rodés aclara este extremo con un ejemplo: “En el mundo offline, si tienes una red de comerciales, pagarás más al comercial que más venda. Esto, traducido a un ratio de conversión, significa que al comercial que proporcionalmente cierra más ventas es al que más le pagas. En publicidad digital pasa lo mismo: hay que pagar el precio exacto para cada anuncio. Hay anuncios que no 'venden' y hay que frenarlos. Por contra, hay otros que venden mucho y puedes pagar más. La fórmula para eso es: coste objetivo por venta realizada X ratio de conversión a ventas = a coste por click”.

Si tu coste por acción es de 10 euros y tu ratio de conversión es del 2%: 10 X 2 = 0,2 euros. “Cualquier CPC por encima de éste –explica Rodés– hará que se encarezca tu coste por acción. No es escalable, pierdes dinero. Si tu coste por acción es de 10 euros y tu ratio de conversión es del 8%: 10 X 2 = 0,8 euros. Puedes pagar, no 0,2 como antes, sino 0,8 euros. Esto te permite ganar notoriedad frente a la competencia y generar más ventas porque el ratio lo permite. Vendes más, ganas dinero. Es escalable. Imagínate la segmentación que te aporta el mundo digital. Es millonaria, infinita. En RocketROI, con tecnología, optimizamor todo esto para que siempre el CPA (o el ROI) sea la base, y, a partir de ahí, 'atacamos' a más audiencia”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing