5 razones para digitalizar la caja registradora

El uso de la caja registradora ha ido descendiendo año a año en España con el auge de las nuevas tecnologías. Sin embargo, aún queda un 35% de comercios españoles que sigue gestionando su negocio por este procedimiento.

PHC Software, fabricante de soluciones de gestión empresarial, acaba de hacer públicos los resultados de un estudio para el que ha consultado con más de 300 profesionales del retail. El informe, titulado “El software de gestión empresarial en el sector retail”, revela que el 65% de retailers cuenta con un software de terminal de punto de venta (TPV) aunque la mitad de ellos se valen de una herramienta sencilla. Sorprende que así sea teniendo en cuenta las ventajas que ofrecen las nuevas soluciones y su contribución a introducir mejoras en la tesorería, control del stock, configuración de las promociones o el historial de caja.

Para animar a la digitalización de los pequeños comercios, PHC Software esgrime cinco razones que corresponden a otros tantos beneficios que puede aportar el uso de software de gestión a los comerciantes. Son los siguientes:

Simplificación de procesos y automatización. Un software de gestión no solo contribuye a modernizar el negocio sino también, y más importante, a simplificar los procesos y a automatizarlos, especialmente aquellos relacionados con las operaciones de ventas y facturación. Por un lado, la gestión en caja es más eficiente, ya que permite facturar más rápido, aplicar descuentos y promociones de manera automática, impresión rápida de tickets y muchos otros procesos que una caja registradora o no permite o se tienen que realizar de manera manual. Además, con un software para punto de venta, la gestión de stocks e inventarios siempre estarán bajo control.

Competitividad. Gracias a las soluciones de TPV las empresas ganan capacidad de crecimiento, ya que el software permite analizar las ventas, los horarios con mayor volumen de negocio, los artículos que más se venden y hasta los puestos de trabajo donde se realizan más ventas. Toda esta información se puede comparar con periodos de tiempo anteriores y mostrar si se cumplen los objetivos marcados, lo que se traduce en una visión global del negocio para tomar mejores decisiones.

Rentabilidad. Controlar los costes y analizar la rentabilidad del negocio son dos de los beneficios fundamentales que un software de gestión aporta a las empresas. Poder hacer un análisis de los productos vendidos y saber cuál es su rentabilidad es un ejercicio que todo comerciante debe realizar sobre su negocio, al tiempo que puede controlar los presupuestos o propuesta de los proveedores con el objetivo de redefinir los precios, adecuándolos a los márgenes de beneficios.

Fidelización del cliente. La informatización del terminal del punto de venta significa además una mejora en la calidad de la relación con el cliente, ya que toda la información de los mismos queda registrada en el software, de tal manera que se puede saber qué productos compra habitualmente, hace cuánto tiempo no visita la tienda, y hasta permite enviarle emails o correo ordinario con información y descuentos que se consideren relevantes. Si a esto le sumamos que un software TPV mejora la experiencia de compra, la satisfacción de los clientes aumentará considerablemente.

Análisis global financiero. Un software de gestión tiene la capacidad de hacer un análisis global financiero, que incluye el total facturado por periodos de tiempo, análisis de cuentas corrientes, saldos bancarios y el beneficio, lo que facilita el control y la gestión financiera al gestor del negocio. Con esta completa visión, es mucho más fácil tomar las decisiones estratégicas correctas.

http://www.phcsoftware.es/portal/programs/cindex.aspx

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión