Negocios que no van a parar

Pese a la incertidumbre actual, los emprendedores disponen de un variado menú de sectores en los que las crisis no tienen tanto efecto o que, incluso, son una oportunidad para crecer.

Ante la avalancha de malas noticias –entre ellas la brusca caída del crecimiento del PIB al 0,3% en el primer trimestre del año­– lo fácil es sucumbir al desaliento y aplazar cualquier proyecto de creación de empresas hasta que escampe, lo que nadie sabe cuando ocurrirá. Pero, no hay que desesperar. Si bien es cierto que a buena parte de los grandes sectores de actividad que componen el grueso de nuestra economía –desde la construcción y el inmobiliario a la banca pasando por el mueble y la decoración, el textil, el regalo, los electrodomésticos, el automóvil, el cemento y los materiales de construcción o las compañías aéreas – le esperan tiempos más bien duros, quedan muchas áreas de negocio con futuro por las que apostar sin que haya que correr riesgos excesivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dos caras de la misma moneda
Estos sectores son de dos tipos. Unos, los anticíclicos, porque han demostrado su resistencia a los malos tiempos en recesiones anteriores. Y otros, porque encuentran terreno abonado justo en las épocas turbulentas, esas de las que se suele decir que “ni te cases ni te embarques”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión