A quién pedir financiación según la fase de tu proyecto

Dependiendo de la fase en la que se encuentre tu startup, hay unas fuentes de financiación más adecuadas que otras.

Recuerda que seleccionarlas bien te ayudará tanto a conseguir apoyo en menos tiempo como a evitar condiciones que puedan ser un lastre en el futuro. Toma nota de la hoja de ruta creada por la comunidad de emprendedores e inversores Startupxplore:

La idea.

En los primeros momentos (fase presemilla), lo ideal es acudir a incubadoras o aceleradoras especializadas en el desarrollo de proyectos, como Plug&Play;, Wayra, Lanzadera o Seedrocket. También pueden entrar business angels, si los recursos de Family, Friends and Fools (Familia, Amigos y Locos) no son suficientes. Y grupos de inversión especializados en fase presemilla o semilla, como Sitka Capital o Toubkal.

El producto ya está en el mercado.

Los proyectos en fase semilla, con un producto terminado y una empresa que empieza a dar sus primeros ingresos, seguirán contando con el apoyo de aceleradoras y business angels, pero también pueden solicitar préstamos participativos y otros instrumentos públicos procedentes de ENISA, CDTI y otros organismos regionales.

Crecimiento.

Es la fase en la que la empresa empieza a crecer para optimizar los procesos y escalar. Y en la que se puede acudir a los fondos de venture capital (el capital riesgo emprendedor), para dar alas al proyecto. Cada ronda de inversión tiene distintas categorías. La primera o Serie A suele captar cinco millones y participan firmas como K-Fund, Cabiedes o Kibo. Le sigue la Serie B, con inversiones de entre 5 y 20 millones de euros, en la que participan firmas como Axon Partners, Seaya Ventures o Qualitas. Estas mismas están presentes en la Serie C, de entre 20 y 200 millones, para ayudarla en el proceso de expansión. A partir de 200 millones, estaría en la Serie D y la capitalización por medio de la salida a Bolsa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión