Canales y formas para comunicar con tu audiencia

Tan importante como hacer buenos contenidos es saber cómo distribuirlos en los distintos canales de comunicación. Escoge los que mejor se adapten a tus necesidades y no te dejes llevar por modas o por el tamaño de sus audiencias. De lo que se trata es de llegar al usuario de calidad: el que sea afín a tu marca.

Posiblemente una de las formas más sencillas y rápidas de llegar a los consumidores. Pero también aquí debes diseñar una estrategia y segmentar muy bien a quién diriges tus mensajes. Aunque pueda ser muy tentador comprar bases de datos para llegar a más gente, realmente este tipo de acciones no tienen buenos resultados. “Lo peor que hay es que el consumidor reciba mensajes que no tienen nada que ver con él. No sirve de nada enviar spam. El e-mail marketing debe basarse en el marketing del permiso. Que la persona haya pedido o haya dicho, de algún modo, que quiere recibir ese correo. Hay que mandarle a la gente lo que quiere ver, si no estás tirando el dinero”, explica Sol Romeo, responsable de comunicación y marketing de Doppler.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para esta experta, “comprar una base de datos es como tirar tu dinero. Incluso si la base de datos es cualificada, si la persona nunca dijo que quería, ver tu producto no sirve para nada. Por contra, cuando alguien ha demostrado algún interés por tu producto, tienes el 50% de la compra garantizada”.

Una base propia

Hay muchas formas de generar tu propia base de datos. “Por ejemplo, si tienes una página en Facebook, pones ahí un formulario para que la gente se registre y les dices que si dejan su e-mail van a recibir información especial o descuentos especiales por ser miembro de tu comunidad en Facebook. También puedes hacer acciones conjuntas con empresas que tengan un público afín a tu marca. Le pedimos que ofrezca a sus suscriptores un regalo o alguna oferta a cambio de que se sumen a tu red de suscriptores.

Son acciones que funcionan genial porque si a la gente les interesa el regalo, querrán sumarse y seguir recibiendo información”, explica Romeo. “Es preferible tener 5.000 correos de personas interesadas –si ha visto tu fanpage significa que le interesas un poco–, a tener cinco millones de personas que no quieren nada contigo. Porque vas a gastar dinero en hacer e-mail marketing y nunca te van a comprar. No vas a tener retorno”, insiste.

Cuál es tu propuesta de valor

Una vez que tengas tu base de datos, debes hacerte, de nuevo, las mismas preguntas en las que hemos insistido a lo largo de todo este dossier: “cuáles son las características de ese público, a qué se dedica, qué hace en su tiempo libre, cuáles son sus intereses, qué problema tiene que yo con mi producto le podría resolver, cuál es el mejor horario para llegar a él. Y si nos ponemos más avanzados podemos pensar en qué dispositivo se lo voy a mandar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez que tienes resueltas esas preguntas ahí puedes empezar a determinar cuál es tu propuesta de valor. Qué propuesta le vas a ofrecer con tus campañas de marketing. Qué tienes tú que te diferencia del resto. Porque si le comunicas algo vacío, no vas a tener buenos resultados”, comenta Romeo.

Qué puedes enviar

“Hay, básicamente, tres tipos de campañas: las newsletter, las campañas promocionales y las informativas. La idea es seguir en contacto con la persona que te ha demostrado algún tipo de interés. Y por último, una cuarta, serían las campañas estacionales, promocionales, pero unidas a algún tipo de fecha. Aprovechar momentos como San Valentín o el Día de la madre para llegar a los suscriptores apelando a las emociones. Ser capaces de llegar al consumidor a través del imaginario colectivo, lo que tenemos en mente en un momento determinado, lo que nos une. Y siempre ofreciendo algo de valor. Si eres un medio de comunicación, le vas a mandar acceso exclusivo a contenidos. Si eres una empresa, enviarás mensajes explicando en qué destaca tu producto o servicio. Y asumo que si haces e-mail marketing también le vas a dar promociones”, apunta Romeo.

Los momentos más adecuados

Para tener éxito también es clave que identifiques en qué días y horas funcionan mejor tus mensajes. En este caso, se trata de ir probando. Según los resultados de la agencia de comunicación especializada en marketing móvil, los mejores días son los martes y los jueves por la tarde. “Pero no hay que quedarse con ese dato y sólo hacer los envíos en esos momentos. Como todo lo que es marketing online, tenemos que testear porque lo que me funciona a mí puede no funcionarte a ti.

Si tienes un bar, el mejor momento para hacer tu envío será el viernes a mediodía porque la gente está planificando dónde quiere salir esa noche. En cambio, si tienes un negocio que trabaja de lunes a viernes, probablemente el viernes por la noche la gente no está esperando tu promoción”, comenta Sol Romeo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Herramientas que te ayudan

Para empezar con tus campañas de marketing, en el mercado existen herramientas gratuitas y sencillas de usar aunque no tengas ninguna experiencia previa. Generalmente tienen una limitación de envío.

“Fromdoppler, por ejemplo, es totalmente gratis hasta 500 suscriptores. Con ella puedes cargar tus listas, alimentar un formulario en Facebook. O crear la campaña desde tu sitio o desde tu blog. Y luego la puedes programar. El objetivo es ver los reportes: quién abrió el mensaje, cuándo lo hizo, en qué productos clicó o qué otros miró. Y luego puedes hacer una venta cruzada o cross selling, es decir, si compró una falda, puedes ofrecerle una camisa que combine con ella”, explica Sol Romeo.

Marketing móvil

Piensa que en torno al 60% de los correos electrónicos que envíes a tu base de datos serán abiertos desde un dispositivo móvil. Y eso significa que, además de asegurarte de que el formato de tus mensajes se adapta a la pequeña pantalla, debes tener en cuenta también cómo cambia el comportamiento del consumidor cuando está utilizando su smartphone y que, básicamente, se resume en que muchas veces lo miran estando en movimiento y distraídos.

Pasar la primera ojeada

En el móvil, el filtrado de mensajes es mucho más ágil. Debes intentar pasar ese filtro que el consumidor hace en un sólo vistazo llamando su atención, por ejemplo, con mensajes cortos y que vayan al grano. O si les lanzas mensajes largos, que estén muy bien estructurados y con destacados llamativos. Evita cualquier tipo de dibujo y otras distracciones y asegúrate de que el consumidor pueda ver fácilmente un botón para responder si le interesa el contenido (generalmente funcionan mejor en la parte superior, más visible) y para llamar por teléfono, en el caso de que sea esa una de tus metas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otra forma de mejorar los resultados es ofrecer la posibilidad de que se suscriban a tus campañas a través de sus cuentas en las redes, para que no se tengan que molestar en rellenar un formulario.

Agregadores

Recuerda también lo que recomendaba Rafael Fernández respecto al uso de aplicaciones que funcionen como agregadores para pymes, tipo MyTaxi, que puedan utilizarse desde el móvil, como forma de llegar a más clientes. O buscar nuevas herramientas como Chat App para conectar con tu CRM y enviar mensajes a tus clientes en aplicaciones de chat como WeChat, Line o Viber.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing