Personal Shopper para emprendedores

Los estilistas dicen detectar un cambio radical de actitud entre una persona que se siente cómoda con la ropa que viste y otra que va a disgusto. Estos son algunos consejos que facilitan para integrarte en el primer grupo. 

image
Eva Sanvivas, personal shopper

Vale que los emprendedores apenas tienen tiempo para tonterías y que no será el atuendo el factor que determine la decisión de un inversor pero, quien más o quien menos, alguna vez se habrá tenido que enfrentar a su fondo de armario en busca del atavío que mejor convenga a una ocasión determinada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los estilistas advierten un cambio radical entre una persona que se siente segura con la imagen que proyecta y otra que se ve disfrazada. “Yo les he visto cambiar la postura y hasta la manera de hablar y dirigirse a otras personas después de un cambio de imagen” -asegura la personal shopper responsable de Eva Sanvivas,-pero independientemente de lo que vistan, la regla más importante es sentirse cómodo

Partiendo de esta máxima y sabiendo que entre su clientela predomina el género femenino porque “los hombres suelen venir de tapadillo”, hemos pedido algunos consejos a especialistas que ayuden a los emprendedores con falta de tiempo a acertar con la indumentaria conforme al tipo de evento y la imagen que quieran proyectar. Estos son algunos de los que nos han facilitado.

Los colores

La combinación de colores y la morfología de cada persona, son las dos grandes variables que tienen en cuenta estos profesionales a la hora de aconsejar. Conforme a la primera, se valen del denominado test de color, que determinará cuáles son aquellos tonos que más favorecen en función del color natural del pelo, el de los ojos y el de la tez. Dicen que no vale aquí hacer una regla de tres del tipo a ojos negros y pelo moreno, camisa azul, porque será la mezcla de las tres variables la que decida. Así, por ejemplo, Eva Sanvivas hace una clasificación de las personas acorde a las temporadas del año. Averiguar tus colores y si eres del tipo mujer primavera o mujer otoño, requerirá, según esta estilista, de la pericia de un experto que será quien te aconseje después de realizar el test a la luz del día, sin maquillaje y frente a un espejo.

No obstante, en líneas generales, adelanta Marisa Pérez, responsable de la web Personal Shopper Madrid , que, dependiendo de la imagen que el emprendedor desee proyectar se recomienda uno u otro color. Así, cuando es liderazgo lo que se desea transmitir, recomienda introducir un tono rojo, bien en la corbata, bien en un pañuelo. El color azul en toda su gama, preferentemente media, cuando queremos ganarnos la confianza del interlocutor, el verde es recomendable para mensajes de tranquilidad y el naranja para el optimismo y la energía. El blanco, por su parte, tiene connotaciones positivas, mientras que los tonos grises transmiten una imagen de discreción. El negro, cada vez más socorrido, evoca elegancia pero también tristeza y distanciamiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La morfología

La anatomía dictará también el estilo y corte de ropa que más te conviene. Las proporciones que se buscan en la mujer son las curvilíneas, las consabidas 60-90-60, mientras que, en el hombre, se procura la forma de triángulo invertido, desarrollando la parte superior y estilizando a la baja. Sirvan los modelos, no para ceñirnos a ellos, sino para intentar aproximarnos con la indumentaria elegida. De manera que si un hombre es estrecho de hombros, puede probar con unas hombreras en la chaqueta, mientras que una mujer sin cadera ni cintura marcadas, podría hacerse amiga de los cinturones o de las chaquetas entalladas a la cintura.

También las extremidades tienden a ir por libre siendo habitual la desproporción entre el tronco y las piernas o los brazos. El consejo para unas piernas más largas de lo que deberían es calzarse el pantalón o la falta algo caídas y no justo a la altura de la cintura. Cuidado también con el largo de las mangas, sobre todo si eres bajito pero tu peso te obliga a alguna talla más. Y si lo que tienes corto es el tronco, igual te interesa dejar la camisa fuera.

Algunas normas generales

La hora, el escenario, el tipo de audiencia y el protagonismo que tengas tú en el evento dictarán, en gran medida, la elección de las prendas. Pero como norma básica facilitada por los expertos para la mujer, que es quien más suele arriesgar en la materia, está el menos es más. Bajo esta premisa, se acepta todo, pero con moderación incluidas las joyas y el perfume.

En cuanto a los hombres, la corbata y la camisa suelen ser las prendas de elección más complicada. En cuanto a la camisa una norma general aceptada por los cánones mínimos de la elegancia es no lucir nunca manga corta y renunciar a los colores claros si tiendes a la sudoración. En cuanto a la corbata, hemos hecho ya referencia a los colores, pero asesores como Bere Casillas, responsable de Elegancia 2.0, ahonda en otros detalles que afectan a esta prenda como son: no dejar nunca el nudo demasiado flojo, no permitir que asome la pala pequeña por debajo de la ancha, sujetar esta pala al pasantino y, desde luego, evitar que la corbata aparezca torcida porque, en opinión de Bere Casillas,el mensaje que transmite es de “dejadez, que no estás pendiente de los detalles y que en lugar de una corbata llevas un soga al cuello por obligación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión