7 razones para que tus empleados se diviertan

Introducir dinámicas de juego en entornos no lúdicos (gamificación), en este caso el laboral, favorece la motivación y la productividad de los empleados.

La desmotivación no sólo afecta al rendimiento de las plantillas laborales, sino también repercute en su productividad. Un estudio de Gallup referido por el experto en gamificación Ibrahim Jabary, CEO de Gamelearn revela que “el coste de contar con plantillas desmotivadas es de 450-550 millones de dólares anuales para las compañías de USA”.

Los responsables de las organizaciones empresariales lo saben pero, según Jabary, “las soluciones actuales no ofrecen una respuesta de garantías y se han quedado obsoletas”. A ello añade el reto que implica para los departamentos de recursos humanos la gestión de generaciones como la de los millennials que demandan “mayor protagonismo en las empresas, piden nuevas tecnologías y se caracterizan por ser impacientes e inconformistas”.

Aprovechando ésta doble tendencia, desde Gamelearn proponen la incorporación de mecánicas de juego, tanto en multinacionales como en pequeñas startups, por las siguientes razones:

1.-Genera compromiso

La palabra clave cuando hablamos de gamificación es engagement, es decir, compromiso. Conseguir el compromiso pleno de los empleados es difícil, en parte porque muchos de ellos no se identifican con la cultura de la empresa y en ocasiones no encuentran atractivo su trabajo diario. Los badges o recompensas se convierten en un buen recurso para elevar el engagement de los empleados. Empresas como Amazon cuentan con un programa de rewards (recompensas) que ha conseguido elevar el compromiso de la plantilla y, al mismo tiempo, incrementar su productividad.

2.-Fortalece los procesos de comunicación

Uno de los puntos fuertes de aplicar la gamificación en una empresa es la cantidad de feedback (realimentación) procedente de los empleados. Las mecánicas de juego pueden incorporar sistemas que permiten obtener feedback de forma inmediata sobre el rendimiento de los participantes. Gracias a éste, se logra entender mejor los intereses y las necesidades del empleado, lo que ayuda a tener una comunicación más fluida y eficiente.

3.-Fideliza a tu público

Las técnicas de gamificación no sólo sirven para mejorar procesos interno, sino que también permiten mejorar tu consideración como empresa en el exterior. Un claro ejemplo es Heineken. Esta gran corporación, patrocinador de la Champions, aprovechó su tirón en pantalla para poner en marcha una campaña gamificada para atraer nuevos usuarios. El público jugaba a adivinar lo que iba a suceder durante el encuentro, sumando puntos y formando parte de un sistema de ligas. Las menciones de Heineken en las redes sociales aumentaron un 78% a raíz de la iniciativa, lo que puso de manifiesto el gran éxito deimplementar acciones gamificadas para obtener fidelidad.

4.- Incentiva comportamientos

Otra de las grandes aplicaciones de la gamificación es su capacidad para motivar determinados comportamientos. Un claro ejemplo puede ser un equipo de ventas. Por naturaleza, el compromiso de un comercial no se pone en duda, por lo que la necesidad puede pasar por cambiar un hábito con el fin de generar más ventas. A través de dinámicas de juego como las misiones o retos se pueden cambiar determinados comportamientos o introducir nuevos hábitos, que vienen motivados por su afán de superación.

5.-Desarrolla el espíritu de equipo

Uno de los grandes beneficios de la gamificación se encuentra en su carácter colaborativo. El storytelling o las misiones en grupo contribuyen a ello. Las personas que participan en este tipo de dinámicas de juego lo suelen hacer dentro de un entorno de colaboración, en el que se tiende a trabajar en conjunto para alcanzar una meta en común. A través del juego se consigue fomentar la cooperación entre compañeros e, incluso, entre departamentos, lo que se traduce en un aumento de la satisfacción laboral de tu plantilla.

6.-Mejora tu imagen de marca

En este sentido, las dinámicas de juego actúan como vehículos de comunicación que consiguen seducir a candidatos potenciales que quieran formar parte de tu organización. Por este motivo, la gamificación se convierte en una herramienta más para captar talento dentro de los departamentos de Recursos Humanos. Y es que, mediante el juego podemos potenciar nuestra comunicación, ya que hace más sencillo transmitir y explicar las características de tu sector, la naturaleza de tu organización o simplemente tu potencial como empresa.

7.- Eleva la motivación de tu plantilla

Uno de los grandes beneficios de aplicar la gamificación dentro de tu organización es la motivación de los trabajadores. Esta se obtiene a través de mecánicas de juego basadas en sistemas de logros, recompensas personales y metas. La consecuencia de contar con plantillas más motivadas es tener equipos más productivos. La generación de ambientes relajados y de colaboración gracias al juego, elevarán la satisfacción de tu empleado y, por ende, también su rendimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión