Cómo afectará a los emprendedores españoles el Brexit

La victoria del 'brexit' en el referéndum del Reino Unido abre ahora incógnitas sobre las repercusiones que tendrá para los emprendedores españoles. El turismo y los flujos de inversión financiera están en el punto de mira.

España se ve en particular afectada por el Brexit debido a los estrechos vínculos compartidos con Reino Unido, a pesar de no tratarse de países vecinos, ni de países que comparten un mismo idioma. Las relaciones comerciales entre España y Reino Unido se valoran ahora mismo en 55.000 millones de euros, existiendo más de 700 empresas con capital británico en España y 300 españolas en suelo británico, lo que abre una larga lista de incógnitas para las empresas españolas y para los trabajadores españoles en este país", apunta Salvador Llaudes, investigador del think tank Real Instituto Elcano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Peligro para el turismo

Reino Unido es ahora mismo el cuarto mercado para las exportaciones de productos españoles, especialmente importante para dos sectores: el transporte (automóviles, trenes y aeronáutica) y la alimentación (frutas y verduras). Asimismo, el superávit de la balanza de servicios de España refleja la fuerte entrada de turistas británicos al país -15,8 millones el año pasado-, siendo también el principal mercado para el sector turístico español.

"España recibe aproximadamente 15 millones de turistas británicos al año, cifra que probablemente se vería reducida con una salida del Reino Unido, asociada a una probable depreciación de la libra que acabara provocando que solo los más pudientes salgan de las islas. Con todo, los vínculos no se acaban ahí. Más de 300.000 británicos viven en suelo español (algunos estudios señalan que la cifra se aproxima más al millón) y más de 200.000 españoles que hacen lo propio en suelo británico. El Brexit pone en el aire la situación no solo de los españoles en Reino Unido, sino también de los cientos de miles de británicos residentes en España (contrariamente a la creencia común, los jubilados en las costas españolas apenas sumarían el 20 por cien de los mismos, existiendo por tanto una gran cantidad de jóvenes y adultos que han decidido vivir su vida en España), cuestión que también podría poner en riesgo la generación de empleo y riqueza en los sectores que más se benefician de esta interrelación", analiza Salvador Llaudes.

Además, se estima que entre 800.000 y 1 millón de británicos viven al menos una parte del año en España, principalmente grupos de mayor edad con una fuerte dependencia de la Seguridad Social, que podrían ver afectado su acceso a los sistemas sanitarios de la UE, que en el nuevo escenario se vería limitado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Profesionales y emprendedores españoles en el extranjero

Por otro lado, Reino Unido es el principal destino para los emigrantes españoles, sobre todo jóvenes en busca de oportunidades laborales, que se encontrarán con una nueva situación en el tránsito de mano de obra, y profesionales expatriados, que verán también modificado su acceso a servicios sociales. El 14% de los expatriados españoles trabaja en el Reino Unido, según un reciente informe de Analistas Financieros Independientes (AFI). En 2015, apunta este mismo estudio, el número de expatriados creció un 25%.

¿Cuáles serán las consecuencias concretas? "Ambos países tendrán que renegociar el acceso de sus respectivos ciudadanos a los servicios en ambos países", explican los expertos de AFI.

Flujos de inversión

La inversión española en el sector financiero de Reino Unido también es especialmente relevante. La banca española tiene las mayores inversiones de todos los países europeos en el sector bancario privado de Reino Unido, solo por detrás de EEUU.

"Los bancos con exposición a Reino Unido podrían enfrentarse a riesgos de contagio mediante un aumento de la morosidad y menor contribución del país a sus resultados", apunta Funcas en su último número de Cuadernos de Información Económica. "Además, otras capitales financieras de la UE podrían competir con Londres, si Reino Unido ya no puede emitir un pasaporte que ofrezca a las entidades financieras de terceros países acceso automático a la UE, aunque no resultaría fácil reproducir el ecosistema de la City para el sector financiero internacional", continúa Funcas.

"La mayoría de los análisis económicos llegan a la conclusión de que el Brexit posiblemente tenga consecuencias negativas a largo plazo para la economía del Reino Unido. El consenso general parece señalar un impacto negativo a largo plazo de entre el 1% y el 3% del PIB respecto al escenario de referencia –suponiendo un resultado razonable en las negociaciones entre el Reino Unido y la UE-. La disyuntiva a la que tendría que enfrentarse el Reino Unido entre aumentar su libertad de acción y seguir teniendo acceso a los mercados de la UE respalda estas conclusiones. En 2015, la UE representaba alrededor de un 44% de las exportaciones de bienes y servicios del Reino Unido", concluye su análisis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión