Cómo tratar al becario

Son jóvenes e inexpertos en el mercado laboral, pero llegan con ganas de aprender y sin vicios adquiridos. De ti depende aprovechar o desperdiciar su talento.

Sin remuneración, jornadas maratonianas, trato discriminado, son algunas de las lamentaciones más frecuentes de los becarios, un colectivo que, en 2015, integraban 70.000 jóvenes al servicio de las empresas, gracias a convenios firmados con las universidades. Los alumnos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) emprendieron una campaña contra el abuso de esta práctica que fue respaldada por la institución docente. “Consideramos que las prácticas externas de los estudiantes deberían conllevar algún tipo de ayuda económica, al menos para cubrir los plazos de desplazamiento y comidas en los que pueden incurrir nuestros estudiantes”, decía un comunicado emitido desde la UCM.

Principales errores

Pero no es sólo un problema de precariedad laboral. A veces se incurre en errores más graves que, opinión de Karen Voloj, directora general de Primer Empleo son las siguientes:

-Asignar a los becarios funciones que no se corresponden con su formación y/o desarrollo profesional.

-No darles un mínimo de autonomía que les permita desarrollarse y ganar confianza en sí mismos.

-No integrarles como un miembro más del equipo de trabajo.

Carlos Ruisanchez, al frente en la actualidad del programa Emprende Tus Prácticas de la Fundación José Manuel Entrecanales , tiene 22 años y está todavía en prácticas, aunque luego cubrirá una baja de la responsable del departamento. Para él la experiencia está siendo más que gratificante, aunque recuerda cosas que le llamaron la atención. Una de ellas fue añadir la b de becario a la extensión de su dirección de correo electrónico. “Lo quitaron muy pronto, pero daba la impresión de que querían decir, cuidado con este, que es el becario. Muchos amigos me han comentado cosas similares”.

Ventajas

De cada empresa dependerá el trato que otorguen a los becarios, tanto personal como el económico. Pero, hay una serie de ventajas que hacen que resulte atractivo recurrir a ellos. Algunas son estas:

-Llegan sin vicios adquiridos. “Los becarios son personas jóvenes e inexpertos en el mundo laboral. Justamente, en esta inexperiencia reside el valor añadido que puede aportar a una empresa o a una startup. Sus mentores tienen la oportunidad de formarle a medida y según sus necesidades. Esta capacidad de “crear” a un trabajador a imagen y semejanza de una empresa es especialmente atractivo a la hora de potenciar elengagementdel aprendiz con el proyecto”, dice Natalia Rojas González, directora del programa Emprende Tus Prácticas en la FJME.

- Hay cosas de las que saben más que tú. Especialmente hábiles en el manejo de las redes sociales y la tecnología digital, puedes aprovechar estas destrezas para que te ayuden en el manejo del entorno digital.

-Es un buen método para captar talento.Son muchos los becarios que terminan trabajando en la empresa después de haber superado el periodo de prácticas con éxito. No obstante, conviene recordar que, en un comienzo, eres tú quien debe aportar valor al becario y no a la inversa.

-Mejora el clima laboral. La incorporación de gente joven, con una visión distinta a la que estamos acostumbrados, incorpora savia nueva y mejora el ambiente laboral.

-Los costes. Asegura Beatriz Soto, de Gestión.org que la incorporación de becarios en las empresas puede reducir costes de hasta un 50%, aludiendo a un informe de CC.OO. No obstante, el máximo de becarios en la plantilla no debe superar el 25%. Además, la empresa no está obligada a pagar la Seguridad Social del becario y puede contratar a jóvenes en prácticas hasta los 30 años.

Cómo incentivarlos

También tienen fama los becarios de quejarse demasiado, muchas veces con razón, pero hay prácticas que ayudan a ganarte su empatía. Karen Voloj adelanta tres:

-Definirle claramente cuáles son sus funciones y objetivos durante el periodo de la beca

-Tratarles como parte del equipo de trabajo asignándole funciones y labores relevantes dentro de sus capacidades.

-Asignarles una remuneración económica durante el periodo de la beca, lo que reforzará más la importancia de su trabajo.

Por su parte, Carlos Ruisanchez, añade que el agradeció la tutorización de la responsable del cargo durante los primeros días, “porque al principio te parece complicado hasta hacer una fotocopia, y eso que no me ha tocado hacerlas. Donde sí he tenido más dudas ha sido en el trato con algunas personas, a las que no sabía si hablar de tú o de usted”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión