Averigua lo que tus empleados no saben

Tus empleados saben entre un 30 y 40% menos de lo que crees sobre tu empresa y los productos o servicios que comercializan. La falta de profesionalidad es un importante hándicap para ganarse al mercado.

Si un emprendedor hiciese una consulta entre sus empleados para averiguar los conocimientos que tienen sobre la empresa y los productos que distribuyen, le sorprendería saber que ese conocimiento está entre un 30 y un 40% por debajo de lo que pensaba. Saber lo que tus empleados desconocen es importante porque obstaculiza la buena marcha de la corporación y resta profesionalidad de cara a los clientes. Para gestionar el desconocimiento y las carencias de los empleados, surge la solución de Blunder, una startup asturiana que apuesta por la comunicación interna y la formación laboral continuada como herramienta de fortalecimiento.

50% mejor que el e-learning

La solución consiste en un software, que incluye una aplicación gamificada, y se nutre a base de preguntas y respuestas que ponen de relieve las deficiencias formativas dentro de la corporación. De comunicación bidireccional, las preguntas pueden lanzarlas tanto los empleados como por los responsables de los departamentos. Para generar conocimiento, aplican dos modelos de validación, uno de formato horizontal, donde pueden intervenir todos los trabajadores para resolver dudas de los compañeros. El otro método es vertical,conforme al cual las preguntas llegan al departamento de formación, a cuyo frente se halla el geco-gestor de conocimiento-, una nueva figura creada por esta startup.

El software incluye, además, un algoritmo propio basado en estudios científicos que genera lo que denominan la curva del olvido, es decir, que no abandona al empleado hasta no asegurarse de que el nuevo conocimiento ha sido guardado en la memoria a largo plazo a base de repetir las preguntas en determinadas secuencias. La tasa de los trabajadores que finalizan el juego está en un 80%, frente a un 30% de participación con los métodos más tradicionales de formación, como el e-learning.

Nace un nuevo perfil profesional

Asegura Samu Ordieres, integrante y cofundador de Blunder, que está convencido de que la figura del Geco es un nuevo perfil profesional que terminarán integrando la mayoría de las empresas en su organigrama. A éste se le atribuyen habilidades en la gestión de personas y equipos, en la captación de talento, un fuerte componente pedagógico y capacidad de análisis de datos. Ellos cuentan ya con un geco en plantilla, que ha demostrado su valor en la cohesión de un equipo multidisciplinar donde muchos trabajan de forma independiente. Asimismo, la herramienta parece especialmente provechosa para las grandes compañías, que cuentan con varias delegaciones o centros de distribución geográficamente dispersos y para las que crecen con la fórmula de franquicias, cuyo valor primordial es la estandarización del conocimiento, el know-how.

Tan convencidos están de que el Geco será una profesión del futuro, que se hallan en conversaciones con la Universidad para crear el máster.

Interés recíproco

Blunder, elegida entre las finalistas para la próxima competición del South Summit, se basa en un modelo SaaS (Software como servicio) para monetizar sus desarrollos, tanto propios como ad-hoc. El propio lo comercializan a través de licencias anuales o mensuales, en el caso de que la compañía quiera usarlo de forma puntual para, por ejemplo, el lanzamiento de un nuevo producto. El coste de la licencia se establece en función del número de usuarios y las descargas.

Dicen carecer todavía de datos que ilustren el aumento de ventas con su sistema de formación, pero sí disponen de datos de los usuarios que acumulan, desde su lanzamiento, 10.000 conocimientos adquiridos tras la emisión de 150.000 preguntas y respuestas, 1.000 de ellas correspondientes a los empleados en una sola empresa.

Por el momento, cuentan sólo con 12 clientes, aunque están en negociaciones con otros 40. “Nos sorprende la buena aceptación que está teniendo. De las más de 100 empresas que hemos visitado, sólo 2 han dicho que no les interesa, el resto o se han adherido o lo han pospuesto para el próximo ejercicio por tener cerrados del presupuestos”.

Y ¿qué es lo que más sorprende en las empresas que introducen el sistema de Blunder? “Pues todo lo que pensaban que sabían y no saben y la proactividad y el interés de los empleados por aumentar sus conocimientos y convertirse en buenos profesionales”, afirma Ordieres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión