A la búsqueda del nuevo diplomático corporativo

En un mundo cada vez más globalizado, con la irrupción de mercados emergentes, la figura del diplomático corporativo empieza a cobrar peso.

image
Visita del rey Felipe VI a un acto organizado por Cotec

“Se trata de trasladar al mundo de la empresa el concepto de la diplomacia, es decir seleccionar talento para representar y velar por los intereses de la corporación y fortalecer sus relaciones en todos los grupos de interés como son las administraciones públicas, accionistas, clientes, proveedores, sindicatos, mercados internacionales…Esto es, aplicar toda la estrategia diplomática a la reputación de la empresa en el stakeholders”, explica Rubén Rodríguez, socio de Mas Consulting, firma global de asuntos públicos y relaciones gubernamentales.

También un estudio de PwC titulado España en el mundo 2033, advertía a las empresas españolas de la necesidad de “dotarse de diplomacia corporativa y mejorar el análisis de los riesgos”, de cara a afrontar los cambios que se avecinan. “Ya no es suficiente con tener una comprensión general del contexto político, sino que se necesita capacidad de anticipar y gestionar los riesgos. Las compañías deben contar con buenos servicios de análisis de riesgo político así como de inteligencia y diplomacia corporativa en los países de destino, que conozcan la cultura, la lengua y las regulaciones locales y tengan acceso a redes empresariales”. Este es el perfil del profesional que se aconseja buscar a todas las empresas, especialmente a aquellas con aspiraciones de internacionalización.

Las grandes corporaciones ya cuentan con sus propios especialistas, muchos de ellos captados como talento en el lugar del destino y expertos en el contexto político, social y económico del país. “Suelen ser personas con formación multidisciplinar y habilidades de comunicación y relaciones públicas. Su misión principal es ayudar a las empresas a anticipar la toma de decisiones ante determinada coyuntura”, dice Rubén Rodríguez, quien añade el aumento de la demanda formativa en cursos postgrado para esta especialidad. La situación del lobby en España ante el nuevo escenario político; el marco jurídico e institucional de la Unión Europea o la planificación estratégica y competencias profesionales, son algunas de las materias que imparten en Mas Consulting en su curso Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos.

La diplomacia científica y tecnológica

Pero, más allá de lo que hasta ahora se ha entendido por diplomacia corporativa, empieza a hablarse con insistencia de la necesidad de potenciar la diplomacia científica, tecnológica y de innovación. Se refirió a ella Cristina Garmendia, actual presidenta de Cotec y ministra de Ciencia en el Gobierno de Rodríguez Zapatero, en la presentación del programa de mentoring Lánzate de la Escuela de Organización Industrial (EOI). “La diplomacia tecnológica es clave en las relaciones de una economía globalizada-decía- Hay que potenciar el crecimiento de nuestras empresas y empezar a practicar la diplomacia tecnológica como hacen tan bien países como Francia, Alemania o Reino Unido, donde la tecnología y la ciencia que producen está siempre muy presente en las agendas de las relaciones internacionales ”.

También la web del Ministerio de Asuntos Exteriores de España recogía el pasado 10 de agosto el Informe sobre Diplomacia Científica, Tecnológica y de Innovación (CTI) como, entre otras razones, “instrumento de poder blando y de marca país”.

El informe, cuyo contenido completo puede consultarse aquí, establece una serie de recomendaciones y medidas para aprovechar las oportunidades que ofrece la fortaleza española en ciencia, tecnología e Innovación y concluye que la Administración española “precisa dar una mayor prioridad al componente científico tecnológico de la acción exterior en las áreas de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación tanto para promover la imagen de una España moderna y avanzada, como para atraer inversiones extranjeras que creen puestos de trabajo de calidad, ser un polo de atracción del talento científico y tecnológico e incrementar las exportaciones sobre la base de una mejor productividad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión