5 técnicas que evitarán que tus presentaciones se hagan monótonas

El tono imprime un importante efecto al sentido de lo que dices. Aprende a jugar con tu voz durante tus presentaciones. 

Gónzalo Álvarez Marañón, experto en presentaciones, propone en su libro El arte de presentar (Gestión 2000) darle esquinazo a la monotonía, uno de los mayores enemigos de una presentación, variando únicamente el tono de tu voz.

Álvarez Marañón plantea romper la monotonía "acentuando a lo largo de la exposición las frases más importantes". De todas estas formas posibles:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1. Alterando el volumen de la voz. "Habla con entusiasmo y resultarás más convincente", sugiere.

2. Salpicando tu presentación de preguntas retóricas. "El tono ascendente al final de cada pregunta añade variedad tonal a tu discurso", explica.

3. Repitiendo palabras o frases muy parecidas. "El poder de la repetición en la retórica es conocido desde los tiempos de la Grecia clásica", reconoce.

4. Mediante el uso de pausas. "Sobre todo", apunta, "la doble pausa". "Consiste en efectuar una pausa antes de la frase importante que se desea recalcar y otra, al final. La primera anticipa información importante por llegar y la segunda permite digerirla", desgrana.

5. Haz voces. "Si estás narrando una historia o una anécdota, puedes imitar distintas voces o acentos, lo que dará gran variedad tonal al discurso, además de acrecentar el efecto cómico cuando lo estés buscando", concluye este experto.

Además, añade, "entonar bien desbloquea tu lenguaje corporal, lo que contribuye a mejorar tus exposiciones".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades