La cara y cruz de los autónomos

La mayoría de los autónomos (57%) se consideran ahora más felices que cuando trabajaban por cuenta ajena, pero curiosamente el 70% de ellos preferiría trabajar para otros a seguir por su cuenta. 

Son las dos caras de una misma moneda, que retratan las ventajas y las dificultades por las que atraviesa el colectivo, cada vez más numeroso, de los profesionales autónomos y que Adecco http://www.adecco.es/Home/index.html ha identificado en un reciente informe.

La mayoría de los 3.209.379 autónomos españoles (el 64%) cuenta con algún tipo de formación universitaria (el 23% de éstos, según señala dicho informe, incluso con estudios de postgrado). La mayoría trabaja lo mismo o menos que un trabajador por cuenta ajena (el 36% emplea entre ocho y diez horas diarias y un 25% entre seis y ocho), trabajan desde casa en el 51% de los casos y no necesitan emplear a nadie para ejercer su profesión.

Otra ventaja importante: trabajar como autónomos les permite establecer sus propios horarios (51%), tener mayor libertad (41%) y trabajar en lo que realmente les gusta (40%). ¿Entonces, por qué querrían volver a trabajar para otros?

Sin rodaje y con muchas dificultades

Una primera explicación está en que una gran parte (41%) ha emprendido por necesidad y no por vocación. Además, tienen poca experiencia como emprendedores (el 37% es autónomo desde hace 12 meses y otro 26% apenas lleva en el mercado entre uno y tres años).

A la falta de vocación y rodaje de este perfil de autónomos, se unen las dificultades para conseguir clientes (40%) y las elevadas cargas sociales y administrativas que soportan (54%). Y eso, con unos ingresos que en el 91% de los casos no supera los 100.000 euros anuales y que para el 6,3% se sitúa entre 100.000 y 300.000 euros al año. Echamos en falta, sin ningún lugar a dudas, la radiografía de ese 30% de autónomos que no se cambian por nadie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión