La información que te debe el banco

El 11 de octubre entraba en vigor la normativa referente a la Información financiera-pyme con la que se pretende fomentar la financiación empresarial.

La entrada en vigor de la Información Financiera-Pyme introduce dos cambios fundamentales para la financiación bancaria de pymes y autónomos. Primero, la obligación de la entidad a avisarte con un plazo mínimo de 3 meses del riesgo que corres de que te supriman o varíen las condiciones de un crédito y, segundo, la obligación de justificar por qué lo hacen y entregarte el documento razonado.

Así lo establecía la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, cuyo objetivo fundamental es “fomentar e impulsar la financiación de las pymes mediante dos vías complementarias: hacer más flexible y accesible la financiación bancaria y desarrollar medios alternativos de financiación”. La misma ley recogía que uno de los motivos que dificultan la financiación es “la asimetría informativa a la que se enfrentan las entidades de crédito cuando conceden financiación a las pymes, lo que complica y encarece la necesaria labor de valorar su riesgo”.

“Para mitigar dicha asimetría y facilitar el acceso a la financiación bancaria de pymes y autónomos- prosigue la ley- se establece que, cuando las entidades decidan cancelar o reducir el flujo de financiación a sus clientes pymes y trabajadores autónomos, “además de informarles con un preaviso de tres meses, les tendrán que hacer entrega de una extensa información sobre su situación financiera e historial de pagos en un documento denominado "Información Financiera-PYME». Dicho documento, que incluirá una calificación del riesgo del acreditado, deberá también ser entregado en cualquier otra circunstancia que considere el emprendedor, previo pago de la tarifa correspondiente, a solicitud del acreditado.

Más complicado para los autónomos

Para unificar criterios en las entidades a la hora de hacer sus valoraciones, se encomendó al Banco de España (BdE) que estableciese los parámetros a tener en cuenta en la elaboración del documento, de cumplimiento obligatorio. La metodología queda recogida en la Circular del BdE 6/2016 del 30 de junio.

Sin embargo, el problema que detectan en la consultora especialista en gestión del riesgo de crédito AIS Group es que la metodología estandarizada se apoya, especialmente, en el balance de las empresas, algo de lo que muchos autónomos adolecen. Según Ramón Trías, presidente de AIS Group, ante esta realidad, “la banca debe ingeniárselas para ser capaz de construir una metodología que le permita elaborar esa evaluación de la situación financiera de los autónomos con información disponible a partir de otras vías alternativas.”

Para apoyar a la banca a cumplir con esta obligación, AIS Group informaba en un comunicado de prensa del desarrollo de un método de construcción de las ratios a partir de la información disponible, es decir, las declaraciones del IRPF y de Patrimonio, junto con la declaración del propio autónomo y la información residente en la Central de Información de Riesgos de Banco de España (CIRBE). Este modelo, comenta Trías, “pretende realizar un análisis más exhaustivo de los factores que determinan cada decisión tomada y que, por tanto, confieren una mayor justificación de la misma.”

Según el presidente de AIS Group, “los autónomos tienen un peso decisivo en la economía del país, y el hecho de que el Banco de España no haya aportado una metodología concreta de análisis, no debe ser un impedimento para que aquellas entidades que pretendan tener un modelo de decisión robusto, puedan disponer de herramientas objetivas que eliminen interpretaciones sobre los motivos de la reducción o denegación de riesgos”.

La tendencia es el scoring

También la solución de Icired puede ser de gran valía para completar la información bancaria, dado que su archivo de morosos online recoge información financiera de todo tipo de morosidad al objeto de evitar impagos. Según Enrique Zarza, CEO de Icired, “vamos al modelo americano, basado en el scoring. Esto sería, más o menos, poner una puntuación a los clientes como sistema de ayuda en la toma de decisiones crediticias. "Te ponen una nota en los deberes y te los corrigen para que los hagas bien".

Aunque el documento de Información Financiera-Pyme solo puede ser solicitarlo por el interesado, Enrique Zarza está convencido de que la tendencia es abrir y compartir, cada vez más, este tipo de información. “En España tenemos registrados unos 6 millones de operaciones de impagos. Ello implica desde que un empleado no cobra su sueldo ese mes hasta que te han devuelto un cheque sin fondos”. Lo verdaderamente ventajoso es, en opinión de Enrique Zarza, que cualquier particular, autónomo o pyme pueda conocer de antemano el scoring de sus clientes o proveedores. “Esa es la democratización real”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión