Un sencillo truco su tienes que tomar una decisión difícil

¿Cómo puedes reforzar tu capacidad de abordar decisiones complicadas?

Charles Duhigg, periodista experto en hábitos y productividad, propone en su último libro Más agudo, más rápido y mejor (Conecta) un sencillo truco para concentrarte cuando tienes que tomar una decisión difícil. Duhigg propone lo siguiente: "Sencillamente, imagina lo que va a pasar. ¿Qué ocurrirá primero? ¿Cuáles son los principales obstáculos? ¿Cómo vas a prevenirlos?". Este autor defiende que "contarnos a nosotros mismos una historia sobre lo que esperamos que ocurra hace que nos resulte más fácil decidir dónde centrar nuestra atención cuando nuestro decisión choca con la vida real".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A continuación, aplícate también este otro consejo de Heifetz: "Prueba a madurar la decisión. Recopila toda la información e ideas de que dispongas, tanto en tu interior como a partir de fuentes externas, sobre la decisión que debes tomar. Luego dedícate por completo a algo totalmente distinto durante unos días y olvídate de ella. Deja que la información madure".

"Concédete permiso para fracasar. Lleva a cabo pequeños experimentos. Es mucho más fácil digerir pequeños fracasos que grandes catástrofes", concluye.

¿Cómo puedes reforzar tu capacidad de abordar decisiones complicadas? El experto en liderazgo Ronald Heifetz en su bestseller La práctica del liderazgo adaptativo (Paidós) propone que siempre se tengan en cuenta tres máximas:

1. "Acepta que a lo largo de tu carrera, tendrás que tomar decisiones difíciles". Y es inevitable que una decisión complicada, te lleve a otra decisión complicada.

2. "Nada es para siempre". Si te ha costado tomar una decisión entre varias opciones, lo más probable que todas fueran valiosas.

3. "Que algo sea complicado, no quiere decir que sea importante". Por suerte, muy pocas decisiones en la empresa son tan importantes que todo dependa de ello.

A continuación propone que te hagas las siguientes preguntas: "Piensa en algunas de las decisiones complicadas que has tenido que tomar en el pasado, como a qué universidad ir, si comprar esa casa o no, aceptar un trabajo... ¿Por qué te resultaron tan complicadas? ¿Qué proceso seguiste para tomar la decisión? Piensa que, tomaras la decisión que tomaras, sobreviviste. Si crees que te equivocaste, ¿qué has aprendido de la experiencia que puedas aplicar en el futuro? ¿Hubieras podido cambiar algo a medio camino para que el resultado hubiera sido más positivo?".

El problema en muchas ocasiones es que hay que encontrar tiempo para reflexionar; básicamente, hay que concentrarse para tomar esa decisión difícil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades