Las 6 claves de Miguel Vicente para tener éxito en los negocios

Fundador de empresas como Letsbonus o Wallapop, Miguel Vicente, revela sus claves para conseguirlo.

Las fue desgranando en el auditorium de la Caixa, en el acto de entrega de los Premios Emprendedor XXI de Madrid, en la conferencia previa que pronunció junto a Carlos Trenchs, director general de Caixa Capital Risc, titulada Cómo construir compañías globales. Estas son las claves que facilitó Miguel Vicente, fundador de LetsBonus, cofundador de Wallapop, Cornerjob, Deliberry, Glovo y más, que por algo se refieren a él algunos como el mago de las startups. Las claves de este emprendedor en serie para construir compañías globales son las siguientes:

1.- Asegurarte de que la compañía esté preparada

Dice Miguel Vicente que el proceso de internacionalización "es algo que consume mucha energía por lo que requiere de un equipo amplio y músculo suficiente”. Se refiere no sólo al pulmón financiero, sino también a los perfiles que vamos a incorporar para abordar el proceso. Hace falta contar con la colaboración de personas que tengan experiencia en ese mercado, algo para lo que sería positivo disponer de la figura de las stock options “para captar talento de fuera. Si vas a contar con equipos alejados de la cultura de la compañía, hace falta implicarlos de otra manera, para que esté todo alineado, y una solución es hacerle partícipe del equity o el accionariado”

2.- No es necesario empezar por España

La vía convencional suele ser empezar primero en el mercado local y, una vez consolidado en él, dar el salto a la internacionalización, mayoritariamente extendiéndose por Europa y Latinoamérica. Este camino, que ha seguido Miguel Vicente con muchas de sus compañías, lo ha invertido en otras arrancando, primero, en mercados extranjeros para desembarcar posteriormente en España. Así lo hicieron con Cornerjob que nació en Italia y pasó luego a Francia antes de llegar aquí. “Con la tecnología actual se puede montar una empresa global desde cualquier sitio. Muchas startups que nacen, desde la base, con aspiración global, usan el mercado español para hacer un pequeño test antes de dar el salto. Nosotros a veces hemos invertido este proceso porque hemos identificado mayor potencial o necesidad de mercado en otros países”.

3.- No tener miedo a testear

“Lógicamente, por muchos estudios de mercado que hagas, estos siempre forman parte de la teoría”, advierte, por eso considera preferible hacer pequeñas pruebas en el mercado de destino antes de hacer el desembarco completo. “No todos los mercados aceptan lo mismo por eso el concepto de prueba y error es clave para dar el salto definitivo. Se puede probar también en paralelo con pequeños test en varios mercados antes de desarrollar en uno concreto”

4.- La importancia de los equipos

“Emprender significa equivocarse e ir aprendiendo por el camino”. Lo que no se puede es demorar la respuesta para corregir un error, por eso “lo que yo creo, sobre todo es en los equipos porque, incluso estando en un modelo de negocio equivocado, es capaz de sortear obstáculos y pivotar sobre la marcha. Y también creo en los equipos que están bien compensados, con perfiles multidisciplinares. Yo esto lo cuido mucho.

5.- Le velocidad

No hay una receta mágica porque no siempre es la misma. Intervienen factores como el modelo de negocio, la competencia o la escalabilidad. “Esta es una de las preguntas más importantes que ha de plantearse una startup antes de salir fuera. Yo aquí me he equivocado bastante porque no siempre hay que correr. En algunos modelos de negocio hay que ir a toda leche. Son esos que se lo tragan todo, si le echas 2 millones de euros, bien, y si le echas 6 también. Son negocios muy escalables, con una amenaza de competencia real donde sólo puede haber 1 ganador o máximo 2. En estos casos tienes que estar preparado y asegurarte una financiación que te acompañe en el ritmo. Pero no todos los negocios tienen la misma urgencia y se puede ir creciendo despacio, de manera estable, país por país.

6.- Saber delegar y equilibrio emocional

“Cada día me planteo cuáles son las 5 cosas importantes que tengo que hacer, pase lo que pase y me centro en ellas. Para el resto de los problemas que surgen por el camino, delego en la responsabilidad de los demás”. Se refirió también en este punto, al continuo tiovivo en el que se mueve el emprendedor para lo que conviene buscar un equilibrio emocional que oponga resistencia tanto en los momentos de euforia como en los de fracaso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión