Cómo triunfar con un blog si eres emprendedor

Algunos son especialistas en la materia que tratan, pero la clave del triunfo no está tanto en el conocimiento como en la forma de comunicar. 

Tanto Tomás Santoro, CEO de Suma CRM, como Isabel Llano, de Isasaweis, son ingenieros informáticos de formación. Es decir, poco de letras, pero ello no ha sido óbice para convertirse en blogueros de referencia en materia de gestión empresarial y ventas, que es de lo que habla el primero, o de belleza y cocina, que aborda, como temáticas preferentes, Isabel Llano. Ellos cuentan cuáles han sido las claves del éxito.

Sin grandes pretensiones

“Yo no planeé nada, no quería ser famosa, me apunté a una idea que ya estaba, que funcionaba. Nunca pensé en vivir de esto”, asegura Isabel Llano en uno de sus vídeos. Profesora de informática, al quedarse en paro decidió entretenerse grabando vídeos y subiéndolos a la red. El primero explicaba cómo hacerse un moño a lo Patricia Conde con dos calcetines enrollados a modo de donut. “No sé si es que ese día le dio a todo el mundo por hacerse un moño o qué”, contaba, pero lo cierto es que el vídeo empezó a recibir entradas hasta convertirse en uno de los más vistos. A partir de ese momento, ya no paró.

Hablar en primera persona

Aunque el blog empezó siendo de belleza y cocina, Isabel Llano saltó al tema de la maternidad al quedarse embarazada. Hablaba de la ropa, de los alimentos a evitar hasta llegar a contar su experiencia de parto. Después de dos hijos y tras una unión de 14 años, su marido y ella decidieron separarse, tema que dio lugar a otro de los vídeos más vistos de la gijonesa alimentado por la difusión de una noticia en la que se acusaba al marido de haberle hackeado la cuenta.

También Tomás Santoro es partidario de hablar en primera persona en sus post aunque, más que de su vida, habla de las vicisitudes al frente de la empresa. En este sentido, aprovecha Santoro una frase de la película del Indomable Will Hunting donde se que afirma que “cuando cuentas algo que no has vivido en realidad, no tienes ni idea de lo que hablas”.

Contar la ‘chicha’

Con esto se refiere Tomás Santoro a revelar los ‘secretitos’ que nunca se cuentan, bien por prudencia, bien para reservarte un conocimiento que no quieres compartir. El problema es que, eso que te callas, es justo lo que más puede interesar al lector y que le sirva de aprendizaje. “No tengas miedo a que la gente sepa lo que sabes hacer porque , si no es contigo, se enterarán por otro lado así que es preferible que lo descubran por ti”, dice Santoro.

A quien parece que no hace falta animar mucho para contar los ‘secretitos’ es a Isasaweis que por contar, en el video de la separación, habla hasta de los motivos de la ruptura que condujeron a la pareja a tomar la decisión aunque dice haberlo hecho a petición de su expareja.

Narrar una historia

No se trata de dictar sentencia, sino de escribir para que te entiendan y conseguir que los lectores se proyecten con lo que les cuentas, por afinidad, por similitud de situaciones o, sencillamente, por entretenimiento. A Santoro le gusta empezar con estilo directo muchos de sus post, introduciendo el tema con una conversación real que ha mantenido con alguien, porque ha comprobado que, con estas entradas, las visitas son mucho más altas. Otro de sus recursos es introducir frases inspiradoras de personas célebres o una autoridad en la materia porque “funciona mejor que las estadísticas o los números”. Tampoco recomienda la escritura de post demasiado corporativos.

Cuidar también la forma

Además de cuidar la gramática y, obviamente, la ortografía, Tomás Santoro apunta que igualmente conviene cuidar la forma, es decir, la manera de presentar los textos. Él tira de fotografías, ilustraciones, vídeos…pero también se vale de recursos tipográficos para amenizar la presentación del texto combinando colores, tipos de letra o subrayados.

Constancia y regularidad

Si entre todas las referidas, hubiese que elegir una como la clave principal para ganar seguidores, Santoro diría que es la constancia la que permite fidelizarlos. Su compromiso es publicar un post a la semana, periodicidad de cumple de manera rigurosa como estrategia para fijar una próxima cita y ganar recurrencia. Es una manera de crear un hábito que a él le sirve, también, como disciplina.

Como si se lo contases a tu novia

Nada de palabras rimbombantes ni tecnicismos. “Se trata de que te lean y te entiendan otros, no de hablar para ti mismo”. Algo que parece tan sencillo, suele olvidarse por un empeño egocéntrico de demostrar autoridad. La prueba a la que sugiere Santoro someter un texto antes de publicarlo es contárselo a tu novia con las mimas palabras con que lo has escrito. “Si no te entiende, corrígelo hasta que consigas despertar su interés”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión