Las hormonas que ayudan a vender

Cómo ser una persona carismática, después de Pokemon Go y Donald Trump, son los tres temas que encabezan la lista de las búsquedas más populares en Google que hicieron los españoles en 2016. El libro de Napoleón Hill revela parte de la clave referente al carisma que aquí aplicamos a las ventas.

Lo explicación la da Napoleón Hill, considerado el autor de autoayuda y superación más prestigioso del mundo, en su libro Piense y hágase rico, concretamente en el capítulo 11, en el apartado que titula el almacén del magnetismo personal. Para contextualizar, empieza hablando de un supuesto profesor que ha entrenado y dirigido los esfuerzos de más de 30.000 vendedores y que llegó al asombroso descubrimiento de que los vendedores más eficientes “son aquellos que poseen una elevada naturaleza sexual. La explicación la encontramos en el hecho de que el factor de la personalidad conocido como ‘magnetismo personal’ no es ni más ni menos que energía sexual. Las personas de elevada naturaleza sexual poseen siempre una gran reserva de magnetismo”.

No habla el autor de si esa energía es intrínseca, pero sí dice que dicha fuerza vital puede cultivarse y ser utilizada como gran ventaja en las relaciones entre las personas y cómo comunicar dicha energía. Estas son las pautas:

1.- El apretón de manos: Es la primera transmisión que hacemos de ese magnetismo o de su ausencia. No dice cómo ha de ser, pero lo presuponemos firme y enérgico.

2.- El tono de voz: “El magnetismo, o la energía sexual, es el factor capaz de colorear la voz o hacerla musical y encantadora”. Lo que no se detiene es en distinciones por lo que no sabríamos decir si, en cuestión de ventas, interesa más la de un tenor o un barítono.

3.-Postura y porte del cuerpo: Dice el autor que las “personas de elevada naturaleza sexual se mueven con energía, gracia y facilidad”.

4.-Las vibraciones de pensamiento: Esta parece algo más abstracta dado que la explica como la cualidad que tienen estas personas de “mezclar la emoción del sexo con sus pensamientos, o pueden hacerlo así a voluntad, y, de ese modo, influyen sobre quienes le rodean”.

5.-Adorno del cuerpo: Acostumbran a ser personas muy cuidadosas en cuanto a su apariencia física. “Suelen seleccionar ropa de un estilo conveniente a su personalidad, figura, complexión, etc.”.

Estas son las variables que debería tener en cuenta el responsable del departamento de ventas a la hora de contratar a sus trabajadores. “Las personas a las que les falta energía sexual, nunca llegarán a ser entusiastas, ni inspirarán entusiasmo, y este es uno de los requisitos más importantes de todo vendedor, sin que importe lo que venda”.

Cómo se consigue

Obviamente Napoleón Hill no anima a ir a los vendedores de ‘macho alfa’ por la vida. Se trata de transmutar la emoción del sexo para alcanzar un cierto estado mental. “Transmutar es, en el lenguaje sencillo, el cambio o transferencia de un elemento o forma de energía, en otro”, explica. Más adelante, aclara cómo hacerlo: “La transmutación del sexo significa el cambio de la mente desde pensamientos de expresión física, a pensamientos de alguna otra naturaleza”. Es decir, conservar los atributos de esa fuerza motivadora que es el sexo y redirigirlos hacia otras líneas, vías de salida u objetivos que nada tienen que ver con el contacto físico. “El vendedor que sabe cómo apartar su mente del tema del sexo y dirigirla hacia el esfuerzo de venta con el mismo entusiasmo y determinación con que la aplicaría a su propósito original, ha adquirido el arte de la transmutación del sexo, tanto si lo sabe como si no”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión