3 consejos inteligentes cuando negocias una ronda de inversión

Cómo cerrar rondas de financiación con éxito para tu negocio es toda una ciencia. Muchas veces se olvida que la clave está en saber exactamente qué es lo que quiere conseguir realmente el inversor. Brad Feld y Jason Mendelson, dos inversores privados con experiencia en startups de distintos sectores en early stage quieren poner en contexto la industria del capital riesgo con una guía práctica de operaciones. 

Ya conoces la teoría básica: que si para empezar a trabajar en una ronda de financiación, lo primero que debes pensar es en el final: la salida de tus socios; que si el capital captado será directamente proporcional al rendimiento que tus inversores consideren obtener con la venta de su participación en un plazo estimado de tres a cinco años... La mayoría de este conocimiento lo tienes de manos de emprendedores que han pasado por ello. A lo que no estás acostumbrado es a que este tipo de información salga de la boca de inversores profesionales dispuestos a contar cuáles son las reglas del juego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Brad Feld y Jason Mendelson, confundadores del fondo de capital riesgo Foundry Group e inversores de larga trayectoria, se han convertido en ese tipo de magos que desvelan los secretos de los trucos profesionales. Lo hacen en su libro Cómo cerrar rondas de financiación con éxito (Libros de Cabecera, 2015), donde no sólo cubren el contexto de la industria del capital riesgo —quién la forma, cuál es su papel–, sino que ahondan en cómo funciona el proceso de financiación, qué implicaciones tiene, cómo negociar, etc.— y sitúa en el eje central los aspectos fundamentales del acuerdo de financiación, es decir, el term sheet (lista de condiciones).

En el libro ofrecen recetas para abordar la negociación que no estás acostumbrado a escuchar, como estos tres inteligentes consejos.

1. ¿Cuáles son sus cláusulas clave? "Una táctica de negociación es preguntar por adelantado al VC, antes de que aparezca cualquier term sheet, cuáles son para ellos las tres cláusulas más importantes en una ronda financiera. También tú debes saber tus tres principales deseos y ser capaz de manifestarlos. Esta conversación puede sentar las bases sobre cómo ver la negociación más adelante y te puede resultar útil cuando estés enfrascado en la misma", explican Feld y Mendelson. ¿Por qué te lo dicen? "Si los inversores le están dando duro a un punto que no dijeron que fuese uno de los tres más importantes, es mucho más fácil llamarles la atención sobre ese hecho y decirles que ya están ganando todo o bastante en los asuntos que realmente les importaban", argumentan.

2. ¿Cuánto dinero dejan para seguimiento? "Debes saber cuánto capital reserva la firma de capital riesgo para inversiones de seguimiento en sus participadas, o para tu empresa en particular", indican

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué te lo dicen? "Si crees que tu compañía vaya probablemente a necesitar varias rondas de financiación querrás asesgurarte de que el CVC tenga guardada suficiente pólvora para que no acabes en situaciones conflictivas en las que tu inversor ya no tenga más dinero para invertir y surjan desacuerdos contigo o con futuros inversores", señalan.

3. ¿Sois dueños de vuestra propiedad intelectual? "Un acuerdo sobre información propietaria e invenciones es bueno para la empresa. Tienes que hacer que todos los empleados, incluidos los fundadores, firmen un documento por el estilo antes de ir a por una ronda de capital riesgo. Si algún miembro del equipo necesita una excepción específica para un trabajo en marcha que no tenga relación con el engocio, tus inversores y tú debeis estar dispuestos a concederlo", sugieren estos dos inversores privados.

¿Por qué te lo dicen? Piensa en cuatro amigos que trabajan durante meses en sus ratos libres (trabajan para otra empresa) antes de constituir sociedad. Cuando tienen producto y ven que hay algo de tracción, tres de los cuatro chicos que trabajaban en ello deciden constituir la sociedad y seguir explotando el producto y la tecnología a través de la sociedad y el otro prefiere quedarse en su empleo, pero en ningún momento se realizó una cesión, una aportación o similares de la tecnología a la empresa. Cuando el producto comienza a tener respuesta en el mercado el que se quedó fuera solicita a la empresa que le deje de explotar la tecnología o, en su caso, le indemnice con un cuarto de los ingresos generados (lo que le correspondería a él) ya que la empresa no es titular de los derechos de propiedad intelectual de la tecnología...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas