Esta estrategia te va a hacer más productivo si trabajas desde casa... aunque no lo creas

Junta tareas similares para aprovechar los umbrales de atención y concentración.

El padre de la 'productividad laboral', David Allen, autor de los best-sellers Organízate con eficacia (Empresa Activa) y Haz que funcione (Alienta) asegura que la memoria es ineficiente y de que el hecho de tener revoloteando en la cabeza todas las cosas que tenemos que hacer, nos carga de tensión y ansiedad. Marta Romo, consultora, coach y experta en entrenamiento cerebral a través de neurofeedback dinámico, cofundadora de las empresas Neuroclick y BeUp, asegura que "la tentación de estar descentrado es muy apetitosa". Uno de los secretos para ser más productivo, según la experta en liderazgo Devora Zack, autora de Una cosa a la vez (Empresa Activa) consiste en hacer más cosas, pero haciéndolas de una en una.

El cerebro puede procesar dos tareas cuando una o ambas no requieren tu atención constante. ¿Quieres saber cómo aprender a centrarte?

Empieza por hacerte esta pregunta: ¿Cuáles son los grupos relacionados de tareas que quizá hagas varias veces al día durante una jornada normal? "Las tareas agrupadas ahorran tiempo. Empieza identificando tareas parecidas. Luego, agrúpalas en unos cuantos segmentos durante el día en lugar de permitir que los mismos tipos de actividades interrumpan permanentemente tu intento de pensar", plantea, de partida, Zack.

Aquí tienes algunos consejos para obtener resultados:

1. "Agrupa tareas durante los momentos del día en que estés más ágil de mente", propone esta experta.

2. "Haz las tareas en grupos de una a tres veces al día", sigue.

3. "Decide cuánto tiempo dedicarás a las tareas agrupadas y pon una alarma que te recuerde cuándo tienes que dejarlas", explica.

4. "Evita dedicarte a estas tareas fuera de los momentos asignados", añade.

Veamos un ejemplo. "¿Los mensajes de texto y correos electrónicos son una constante y peligrosa amenaza de distracción durante todo el día? ¿Los medios sociales te tientan a abandonar las tareas de mayor envergadura, en detrimento de los proyectos inminentes? Si es así, puede que decidas probar la agrupación de tareas. Empieza restringiendo el ocuparte de los mensajes a tres segmentos de veinte minutos a lo largo del día: por la mañana, cuando enciendes el ordenador, antes de la comida y cuando das tu jornada por terminada", dice Zack.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión